sábado. 22.06.2024

Mantenerse bien hidratado puede estar asociado a un menor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca, según investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud.

Sus conclusiones sugieren que el consumo de cantidades suficientes de líquidos a lo largo de la vida no sólo favorece el funcionamiento esencial del organismo, sino que también puede reducir el riesgo de sufrir problemas cardíacos graves en el futuro.

La insuficiencia cardíaca, una enfermedad crónica que se desarrolla cuando el corazón no bombea suficiente sangre para las necesidades del organismo, afecta a más de 6,2 millones de estadounidenses, algo más del 2% de la población. También es más frecuente entre los adultos de 65 años o más.

"Al igual que reducir la ingesta de sal, beber suficiente agua y mantenerse hidratado son formas de apoyar a nuestros corazones y pueden ayudar a reducir los riesgos a largo plazo de las enfermedades del corazón", dijo Natalia Dmitrieva, doctora, autora principal del estudio e investigadora del Laboratorio de Medicina Regenerativa Cardiovascular del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI), parte de los NIH.

Después de realizar investigaciones preclínicas que sugerían conexiones entre la deshidratación y la fibrosis cardíaca, un endurecimiento de los músculos del corazón, Dmitrieva y los investigadores buscaron asociaciones similares en estudios de población a gran escala. Para empezar, analizaron los datos de más de 15.000 adultos, de entre 45 y 66 años, que se inscribieron en el estudio Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) entre 1987 y 1989 y compartieron información de las visitas médicas durante un periodo de 25 años.

Al seleccionar a los participantes para su revisión retrospectiva, los científicos se centraron en aquellos cuyos niveles de hidratación estaban dentro de un rango normal y que no tenían diabetes, obesidad o insuficiencia cardíaca al inicio del estudio. En el análisis final se incluyeron aproximadamente 11.814 adultos y, de ellos, los investigadores descubrieron que 1.366 (11,56%) desarrollaron posteriormente insuficiencia cardíaca.

Para evaluar los posibles vínculos con la hidratación, el equipo evaluó el estado de hidratación de los participantes mediante varias medidas clínicas. El análisis de los niveles de sodio sérico, que aumenta a medida que disminuyen los niveles de líquidos del organismo, fue especialmente útil para ayudar a identificar a los participantes con un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca. También ayudó a identificar a los adultos mayores con un mayor riesgo de desarrollar tanto insuficiencia cardíaca como hipertrofia ventricular izquierda, un agrandamiento y engrosamiento del corazón.

Hidratación esencial

Por ejemplo, los adultos con niveles de sodio sérico a partir de 143 miliequivalentes por litro (mEq/L) -un rango normal es de 135-146 mEq/L- en la mediana edad tenían un riesgo asociado del 39% de desarrollar insuficiencia cardíaca en comparación con los adultos con niveles más bajos. Y por cada aumento de 1 mEq/L en el sodio sérico dentro del rango normal de 135-146 mEq/L, la probabilidad de que un participante desarrollara insuficiencia cardíaca aumentaba en un 5%.

Unos 5.000 adultos de entre 70 y 90 años, con niveles de sodio sérico de 142,5-143 mEq/L a mediana edad tenían un 62% más de probabilidades de desarrollar hipertrofia ventricular izquierda. Los niveles de sodio sérico a partir de 143 mEq/L se correlacionaban con un riesgo 102% mayor de hipertrofia ventricular izquierda y un riesgo 54% mayor de insuficiencia cardíaca.

Basándose en estos datos, los autores concluyen que los niveles de sodio sérico superiores a 142 mEq/L en la mediana edad se asocian a un mayor riesgo de desarrollar hipertrofia ventricular izquierda e insuficiencia cardiaca más adelante.

Según los investigadores, será necesario realizar un ensayo aleatorio y controlado para confirmar estos resultados preliminares. Sin embargo, estas primeras asociaciones sugieren que una buena hidratación puede ayudar a prevenir o ralentizar la progresión de los cambios en el corazón que pueden conducir a la insuficiencia cardíaca.

"La ingesta de sodio y líquidos en suero puede evaluarse fácilmente en los exámenes clínicos y ayudar a los médicos a identificar a los pacientes que pueden beneficiarse de aprender sobre las formas de mantenerse hidratados", dijo el doctor Manfred Boehm, que dirige el Laboratorio de Medicina Regenerativa Cardiovascular.

Los líquidos son esenciales para una serie de funciones corporales, como ayudar al corazón a bombear la sangre con eficacia, apoyar la función de los vasos sanguíneos y orquestar la circulación. Sin embargo, según los investigadores, muchas personas ingieren mucho menos de lo que necesitan.

Aunque las pautas de consumo de líquidos varían en función de las necesidades del organismo, los investigadores recomendaron una ingesta diaria de líquidos de 6 a 8 tazas (1,5-2,1 litros) para las mujeres y de 8 a 12 tazas (2-3 litros) para los hombres. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) también ofrecen consejos para mantener una hidratación saludable.

Expertos afirman: Beber agua reduce el riesgo de insuficiencia cardíaca