miércoles 01.04.2020

Las autoridades de Nueva York, nuevo foco de la pandemia, deciden recurrir al plasma de personas recuperadas para evitar las muertes de Italia y España

Paciente de Coronavirus tratado - ww.news.cn
Paciente de Coronavirus tratado - ww.news.cn

Cómo la sangre de las personas recuperadas de Covid-19 podrían salvar vidas

Los hospitales de la ciudad de Nueva York se están preparando para usar la sangre de las personas que se han recuperado de COVID-19 como posible antídoto para la enfermedad. Los investigadores esperan que el enfoque centenario de infundir a los pacientes la sangre cargada de anticuerpos de los que han sobrevivido a una infección ayudará a la metrópoli neoyorquina, ahora el epicentro del brote en Estados Unidos, a evitar un desenlace como el de Italia o de España, donde las unidades de cuidados intensivos están tan llenas que los médicos tienen que elegir entre los pacientes que necesitan ventiladores para respirar.

Esta línea de trabajo sigue a la desarrollada en China a través de plasma, la fracción de sangre que contiene anticuerpos, pero no glóbulos rojos, de personas que se habían recuperado de COVID-19, según informa Nature.

Pero estos estudios solo han reportado resultados preliminares hasta ahora. El enfoque de plasma de pacientes recuperados también ha tenido un éxito modesto durante brotes anteriores de síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y ébola, pero los investigadores de EE. UU. esperan aumentar el valor del tratamiento seleccionando sangre de donantes que esté llena de anticuerpos y dándola a los pacientes que tienen más probabilidades de beneficiarse.

Una ventaja clave del plasma  es que está disponible de inmediato, mientras que los medicamentos y las vacunas tardan meses o años en desarrollarse. Infundir sangre de esta manera parece ser relativamente seguro, siempre que se analice si podeen virus u otros agentes infecciosos. Los científicos que han liderado esta medida terapéutica la están enfocando como una medida provisional, para mantener a raya las infecciones graves y los hospitales a medida que se avecina un tsunami de casos.

"Cada paciente que podamos mantener fuera de la UCI es una gran victoria porque hay atascos en los hospitales", dice Michael Joyner, anestesiólogo y fisiólogo de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota. "Necesitamos tener esto operativo lo antes posible, y rezar para que una oleada no abrume lugares como Nueva York y la costa oeste".

El pasado lunes, Andrew Cuomo, gobernador de Nueva York, que tiene más de 25,000 infecciones, con 210 muertes, anunció el plan de Sanidad de utilizar el plasma de enfermos recuperados,. "Creemos que es prometedor", dijo.

Gracias a los esfuerzos de los investigadores, la máxima institución responsable de la aprobación de fármacos en los Estados Unidos, la FDA, ha anunciado hoy que permitirá el uso de emergencia de plasma para pacientes necesitados. Tan pronto como la próxima semana, al menos dos hospitales en la ciudad de Nueva York, Mount Sinai y Albert Einstein College of Medicine, esperan comenzar a usar plasma de enfermos recuperados de Covid-19 para tratar a las personas con la enfermedad, ha indicado el Profesor Joyner.

Después de este primer lanzamiento, los investigadores esperan que el uso se extienda a las personas con alto riesgo de desarrollar COVID-19, como las enfermeras y los médicos. Para ellos, podría prevenir enfermedades para que puedan permanecer trabajando en el hospital.

Y los hospitales académicos de los Estados Unidos ahora planean lanzar un ensayo clínico controlado con placebo para recopilar evidencia sólida sobre el funcionamiento del tratamiento. La comunidad científica estará muy pendiente porque, a diferencia de los fármacos, la sangre de los supervivientes es relativamente barata y está disponible para cualquier país afectado por un brote.

https://www.jci.org/articles/view/138003

Comentarios