sábado. 18.05.2024

El trabajo nocturno y en turnos tiene un impacto negativo en la salud de los empleados, pudiendo acortar su vida hasta en un 20%, lo que equivale a casi 17 años menos en comparación con la esperanza de vida promedio en la Comunidad de Madrid, que supera los 84 años. Además de los efectos físicos, trabajar en estas condiciones aumenta el riesgo de sufrir estrés crónico, dificulta la vida social y las relaciones personales, y aumenta la probabilidad de desarrollar hábitos perjudiciales como trastornos alimentarios y el consumo de tabaco y alcohol.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, resaltó esta semana los impactos negativos del horario nocturno en la salud de los trabajadores al referirse a los horarios en la industria hostelera en España, argumentando que "los derechos laborales deben ser respetados". Por otro lado, la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, criticó a Díaz, acusándola de querer convertir a los ciudadanos en personas "puritanas, materialistas, socialistas, sin alma, sin luz y sin restaurantes, aburridos y en casa".

El trabajo en turnos y nocturno implica la necesidad de cambiar los ciclos de sueño del individuo, yendo en contra del reloj biológico natural para estar activo durante la noche y dormir durante el día. Esto puede ocasionar trastornos del sueño y enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

En España, más de 2,4 millones de personas trabajaron en 2022 en turnos de noche, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), con 322.600 de estos trabajadores en la Comunidad de Madrid. Este tipo de trabajo puede causar problemas severos de sueño en aproximadamente una quinta parte de los trabajadores.

Aunque no todos los trabajadores se ven afectados de la misma manera, existe un consenso sobre el impacto negativo en la salud de una parte de aquellos que trabajan en turnos poco habituales. Este tipo de trabajo puede ocasionar problemas físicos y psicológicos, así como dificultades en la vida social e individual de los trabajadores.

El trabajo en turnos nocturnos puede afectar negativamente a la salud cardiovascular, inmunológica y metabólica, aumentando el riesgo de hipertensión, enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes. Además, puede contribuir a problemas psiquiátricos como la depresión y la ansiedad, y se ha relacionado con un mayor riesgo de accidentes laborales y un menor rendimiento laboral.

Las personas que trabajan en turnos nocturnos también pueden experimentar cambios en sus hábitos alimenticios, un mayor consumo de alcohol y drogas, y una mayor irritabilidad y cansancio, lo que puede afectar negativamente a sus relaciones personales y familiares.

A pesar de los desafíos asociados con el trabajo en turnos nocturnos, hay sectores como la logística, la salud, las fuerzas de seguridad y los servicios de emergencia que requieren trabajadores nocturnos para garantizar el funcionamiento de la sociedad. Sin embargo, es importante adoptar medidas preventivas para minimizar los riesgos para la salud de los trabajadores en estos sectores.

Así son los graves efectos negativos de trabajar de noche o a turnos partidos