martes 25/1/22

Durante el desarrollo y la progresión de la enfermedad de Alzheimer, la proteína tau se acumula y se extiende por el cerebro. La comprensión de los mecanismos que subyacen a la propagación de tau y sus consecuencias podrían ayudar al desarrollo de nuevas estrategias de prevención y tratamiento de esta enfermedad y otras formas de demencia.

Ahora, investigadores del Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) muestran que la anestesia puede afectar a la propagación de la proteína tau en el cerebro, lo que a su vez favorece la aparición del Alzheimer.

Explican que la inflamación desempeña un papel importante en el Alzheimer, y se cree que las células microgliales, células inmunitarias que residen en el cerebro, participan en este proceso al producir interleucina 6 (IL-6).

Para comprobar si tau estimula la microglía para impulsar el desarrollo de Alzheimer, realizaron experimentos con el anestésico inhalado sevoflurano. Trabajos anteriores demostraron que este fármaco puede provocar un cambio en la proteína tau, concretamente, la fosforilación o adición de fosfato, que conduce al deterioro cognitivo en ratones. Otros investigadores también han descubierto que el sevoflurano y algunos otros anestésicos pueden afectar a la función cognitiva.

En este estudio, publicado en Communications Biology, el equipo desarrolló un método novedoso para medir los niveles de tau, denominado tecnología de nano-rayos. "Es ultrasensible, requiere un volumen pequeño y puede medir concentraciones bajas de moléculas, incluidas tau y tau fosforilada", explica el coautor principal, Feng Liang.

El grupo realizó experimentos en ratones y células, y descubrió que el sevoflurano hace que tau abandone las neuronas y entre en la microglía, donde estimula la producción de IL-6 por parte de las células, lo que a su vez provoca inflamación y deterioro cognitivo. El tráfico de tau desde las neuronas a la microglía implica la fosforilación de tau y la liberación de vesículas extracelulares.

"Estos datos demuestran la propagación de tau asociada a la anestesia y sus consecuencias. Esta propagación de tau podría evitarse con inhibidores de la fosforilación de tau o de la generación de vesículas extracelulares", apunta otro de los autores principales, Zhongcong Xie.

El sevoflurano no aumentó la liberación de lactato deshidrogenasa, un molécula de tamaño y peso similares a los de tau, en las neuronas. "Este hallazgo indica que las membranas de las células neuronales y la viabilidad celular no se vieron comprometidas por el tratamiento con sevoflurano y que la fuga de tau inducida por el sevoflurano no fue un proceso pasivo", añade otro de los autores, Yuanlin Dong.

Otro anestésico inhalado, el desflurano, no tuvo los mismos efectos que el sevoflurano. "Nuestros resultados sugieren que los anestésicos sevoflurano y desflurano pueden tener impactos diferentes en la fosforilación de tau y en su propagación. Y lo que es más importante, el sevoflurano puede utilizarse como una herramienta clínicamente relevante para estudiar la propagación de tau y sus mecanismos subyacentes. Esperamos que este trabajo conduzca a más investigaciones sobre la anestesia, las proteínas tau y la enfermedad de Alzheimer que, en última instancia, mejorarán la atención a los pacientes", concluye Xie.

Constatan que un componente de la anestesia pueden favorecer el desarrollo de Alzheimer
Comentarios