lunes. 17.06.2024

El auge en el consumo de cigarrillos electrónicos muestra que “se trata de la puerta de entrada al hábito del tabaco y no su sustituto”, como se observa en el hecho de que en los últimos 8 años se han duplicado los consumidores de este tipo de productos, siguiendo una tendencia al alza que no cesa, quizás porque “se suelen considerar menos dañinos que el tabaco, cuando en realidad tienen los mismo efectos perjudiciales para la salud que éste”, según ha alertado el jefe del servicio de Neumología del Hospital Quirónsalud Córdoba, Luis Manuel Entrenas. 

El doctor Entrenas ha explicado, con motivo de la celebración mañana del Día Mundial sin Tabaco, que tanto los cigarrillos electrónicos y vapeadores, como las pipas de agua, juul e iqos, entre otros dispositivos, “son nuevas formas de tabaquismo que llevan años consumiéndose en línea ascendente, por lo que es muy importante que se conozcan las consecuencias de su consumo, siendo nocivo para el sistema inmune y su capacidad de disminuir la respuesta a las infecciones”. Asimismo, la mitad de los consumidores de cigarrillos electrónicos lo hace con la intención de reducir el consumo de tabaco e incluso para dejar de fumar, por lo que “es imprescindible que se sepan los efectos perjudiciales de estos productos y que ninguno de ellos es un método reconocido para lograr controlar la abstinencia del tabaco”.

El especialista ha insistido en que todos los productos de tabaco son peligrosos y adictivos y ha alertado de la falsa sensación de seguridad al consumir nuevas formas de tabaquismo como cigarrillos electrónicos, pipas de agua, o preparaciones orales para masticar (que provocan adicción a la nicotina, pero no se inhalan), entre otros productos. “Estamos asistiendo, a distintos episodios en los que personas muy jóvenes consumen este tipo de productos, pensando que son menos dañinos y adictivos, cuando en realidad son todo lo contrario”, ha afirmado, ya que básicamente, contienen las mismas sustancias nocivas que el cigarrillo tradicional y, aunque en concentración menor, son capaces de causar los mismos problemas de salud o incluso nuevos como la lesión pulmonar asociada al cigarrillo electrónico o al vapeo (Evali). La Evali es un daño pulmonar que puede ser grave, causado por el vapeo y cuyos efectos pueden comenzar días o semanas después de usar un producto para vapear. 

En este sentido, ha destacado que el consumo de tabaco sigue creciendo a pesar de ser la principal causa de muerte evitable en el mundo, y del conocimiento de que es factor desencadenante de numerosas enfermedades, y ha añadido que en España se registran cada año unas 65.000 muertes relacionadas con el hábito tabáquico y 8 millones en el mundo. El especialista ha insistido en que “hay que acabar con la consideración de que el tabaquismo es algo normal en nuestra sociedad, no hay que normalizarlo”. Después del alcohol, se trata de la sustancia psicoactiva más consumida en España entre los 15 y los 64 años, habiéndolo probado alguna vez en la vida casi el 70% de la población, según indica el Informe 2023 del Observatorio Español de las Drogas y la Adicciones. 

Este informe indica que el 72% de los fumadores consume cigarrillos de cajetilla, el 19% tabaco de liar y el 9% las dos cosas, además las mujeres fuman más cigarrillos de cajetilla y los jóvenes de liar. Es de destacar también que el 64,2% de los fumadores se ha planteado dejar el tabaco, sobre todo entre las mujeres, sin embargo, menos de la mitad lo ha intentado.

En cuanto al consumo de tabaco entre los jóvenes, el doctor Entrenas ha señalado que “hay datos muy alarmantes y que nos tienen que llevar a la reflexión como, por ejemplo, que España se sitúa entre los países del mundo con mayor consumo de tabaco en jóvenes, el 8,5% de los alumnos de 12 a 13 años reconoce haber fumado tabaco alguna vez en su vida, estando su consumo más extendido entre las chicas que entre los chicos de esta edad, según indica la Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España 2023. Dicha encuesta contempla que entre los estudiantes de 14 a 18 años se observa también esta mayor prevalencia este las chicas y en esta franja de edad se cuadruplica la cifra de los jóvenes que han probado el tabaco, llegando al 33,4%.

Respecto al consumo de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes, uno de cada cuatro estudiantes de 12 y 13 años declara haber consumido alguna vez en su vida estos cigarrillos, siendo más chicas que chicos. La prevalencia de este consumo es mucho mayor entre los estudiantes de 14 a 18 años.

Tipos de dispositivos

Existen varios tipos de dispositivos, los cigarrillos electrónicos, conocidos también como vaporizadores (de ahí la expresión vapear), consisten en un cilindro de acero con el mismo aspecto de un cigarrillo, aunque los modelos de última generación adoptan formas más sofisticadas y colores llamativos. Contienen un cartucho con líquido cuyo componente fundamental es el propilenglicol, glicerol o mezcla de ambos. Al inhalar, se enciende una resistencia que convierte el líquido en vapor que el fumador inhala como un cigarrillo convencional.

Las pipas de agua son una forma tradicional de fumar en Oriente Medio y Sudeste Asiático que se fabrican con una gran cantidad de diseños en los que el tabaco se coloca en un recipiente con orificios en el fondo al que se acopla una manguera larga y flexible que, al inhalar, hace pasar el humo a través de un recipiente con agua burbujeando antes de ser inhalado.

El juul es una de las nuevas formas de fumar. Es un dispositivo similar a las memorias USB que se carga con una cápsula que contiene unas 200 caladas de nicotina (dosis similar a la de un paquete), por lo que proporciona una dosis muy potente que lo hace muy adictivo. Desprenden muy poca cantidad de vapor, de aquí que se promueva su uso en sitios donde está prohibido el vapeo. El iqos es un nuevo dispositivo que calienta el tabaco hasta los 350-400 grados en vez de superar los 1000 que alcanza el cigarrillo convencional con lo que evita los fenómenos de pirolisis que ocurren en éste.

El tabaco de liar es una forma creciente de consumo de tabaco, del que se cree que es más saludable que el tabaco industrial, pero no existen datos indicativos de que sean menos tóxicos, aunque sí de que pueden contener más alquitrán.

Impacto del consumo de tabaco en la salud

El doctor Entrenas ha recalcado que el impacto negativo del consumo de tabaco en la salud pulmonar y su asociación causal con una gran cantidad de enfermedades respiratorias están ampliamente contrastados por la evidencia científica. Además, fumar también es perjudicial para el sistema inmune y su capacidad de respuesta a las infecciones, lo que hace que los fumadores sean más vulnerables a enfermedades infecciosas. El consumo de tabaco se reduce en diez años de media la expectativa de vida con aproximadamente una disminución de 1 año por cada 4 años de consumo tabáquico.

El tabaco es el causante del 30%  de los casos de cáncer de cáncer y está presente en 20 tipos distintos, como pulmón, laringe, orofaringe, vejiga, páncreas, boca, esófago, hígado y vías biliares y estómago, entre otros, además de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, estimándose que produce el 80% de los cánceres de pulmón y de laringe. 

Beneficios de abandonar el hábito tabáquico

El tabaco se cobra cada año unos 10 millones de vidas en el mundo y se prevé que aproximadamente la mitad de los fumadores actuales morirán a causa de una enfermedad relacionada con el tabaco si siguen fumando. El especialista ha resaltado que son muchos los beneficios para la salud de dejar el tabaco, teniendo en cuenta que a los 20 minutos sin fumar disminuye el ritmo cardiaco y baja la tensión arterial, dentro de las 12 horas siguientes el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye hasta valores normales y después de 2 a 12 semanas mejora la circulación sanguínea y aumenta la función pulmonar. Además, de 1 a 9 meses tras dejar de fumar disminuye la tos y la dificultad para respirar, en un año el riesgo de cardiopatía coronaria es un 50% inferior al de un fumador, en 5 años el riesgo de accidente cerebrovascular corresponde al de un no fumador, en 10 años el riesgo de cáncer de pulmón disminuye un 50% y también se reduce el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago, vejiga y páncreas.

Así, los beneficios para las personas de cualquier edad que dejan de fumar son numerosos, de hecho, cuando se abandona el tabaco alrededor de los 30 años se ganan casi 10 años de esperanza de vida, y las personas que dejan de fumar después de haber sufrido un ataque cardíaco tienen una probabilidad un 50% inferior de sufrir otro ataque.

El doctor Entrenas se ha referido también a cómo dejar de fumar beneficia a los niños que están expuestos al tabaquismo pasivo, sobre lo que ha señalado que disminuye el riesgo adicional de muchas enfermedades relacionadas con el tabaquismo pasivo en los pequeños como las enfermedades respiratorias (por ejemplo el asma) y la otitis.  Ha recordado que casi el 72% de los menores de 12 años están expuestos al humo del tabaco y 9 de cada 10 fumadores lo hace delante de menores. Asimismo, abandonar el tabaco reduce la probabilidad de sufrir impotencia, de tener dificultades para quedarse embarazada, tener partos prematuros, hijos con insuficiencia ponderal al nacer o abortos. 

Alertan del consumo de cigarrillos electrónicos como entrada al tabaquismo