viernes. 23.02.2024

Todas las cosas en una dosis excesiva son perjudiciales para la salud, ya sea una comida, un hábito o incluso, un pasatiempo. En este caso, la Organización Mundial de la Salud ha incluido por primera vez la adicción a los videojuegos en el apartado de las enfermedades mentales. Este viernes fue la fecha designada para su entrada en vigor y concepción como enfermedad mental, al ser publicada por el propio organismo por primera vez desde su aprobación en mayo de 2021.

Son más de 1,6 millones de casos clínicos en los últimos 30 años, los clasificados en la undécima Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS. Con esta inclusión, la Organización Mundial de la Salud busca mejorar las estadísticas sobre este trastorno. Esto se debe a que los estudios realizados antes de esta estandarización las cifras han mostrado cifras muy variables, oscilando desde el 1% hasta el 50% de la población en Asia.

El pasado año, el jefe del equipo de la OMS que recopiló la lista, Robert Jakob, señaló signos del trastorno como no poder parar de jugar en internet o con una consola, desatender amistades o el trabajo a causa de estas cosas. Si dichos síntomas se repiten a lo largo de un año esto puede ser una verdadera adicción.

La inclusión de dicha adicción a los videojuegos no estuvo exenta de polémica, pues hasta la industria del videojuego protestó contra la medida de la OMS. Argumentaban que no había bases sólidas para considerar esta adicción como una enfermedad mental. 

La adicción a los videojuegos es considerada oficialmente enfermedad por la OMS