lunes. 22.07.2024

Un tercio de los niños y adolescentes tiene exceso de peso, y uno de cada diez, obesidad, y, en personas adultas estos porcentajes son del 55,8 por ciento y el 18,7 por ciento, respectivamente, según un estudio del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN).

Los resultados obtenidos ilustran cómo es el mapa del exceso de peso y la obesidad en España partiendo del análisis de la información recogida en 2020 para la Encuesta ENE-COVID, impulsada por el Gobierno español desde los Ministerios de Sanidad y de Ciencia e Innovación y coordinada por el ISCIII, que estudió la seroprevalencia de la infección por COVID-19 en 2020 en España.

En términos generales, los resultados de la investigación señalan que, tanto en población infantil como adulta, el exceso de peso (que engloba otro indicador, el sobrepeso) y la obesidad son mayores entre hombres. También muestran que un menor nivel educativo, un menor nivel de renta, la discapacidad y la presencia en el hogar de personas con obesidad son factores relacionados con una mayor prevalencia de exceso de peso y obesidad.

En el estudio ENE-COVID participaron 57.131 personas adultas y 10.543 niños. A partir del peso y la talla autodeclarados, el equipo del ISCIII y la AESAN ha podido estimar la prevalencia nacional, autonómica y provincial de obesidad y exceso de peso en la población infantil, adolescente y adulta en España. Además ha podido evaluar diferencias por otros factores como el tamaño de municipio, y datos socioeconómicos individuales y contextuales.

Los datos señalan que, en 2020, uno de cada tres menores de entre 2 y 17 años en España tenía exceso de peso y uno de cada diez, obesidad. La prevalencia de obesidad severa alcanza al 2,1 por ciento de los niños y adolescentes españoles.

Asimismo, la prevalencia de todos los indicadores de exceso de peso es mayor en los niños (33,7%) que en las niñas (26%). En cuanto a la obesidad, la prevalencia es del 13,4 por ciento en niños y del 7,9 por ciento en niñas, y la de obesidad severa se sitúa en un 2,9 por ciento en niños y un 1,2 por ciento en niñas. Estas prevalencias varían con la edad, son más elevadas en los hogares con alguna persona adulta con exceso de peso y son menores en los hogares con adultos con niveles educativos altos o en las secciones censales con renta media de ingresos económicos más elevada.

Por edad, las prevalencias más altas de exceso de peso, obesidad y obesidad severa se observan en el grupo de 6-9 años; y, en el caso del exceso de peso, las prevalencias más altas se registran a los 10-13 años.

Las incidencias más bajas de sobrepeso y obesidad se han encontrado en las provincias de la mitad norte de España. Los datos señalan que aproximadamente solo un tercio de la variabilidad en las prevalencias de obesidad entre provincias (32,1% en niños y 31,5% en niñas) podría explicarse por diferencias regionales en la distribución de características sociodemográficas importantes (edad, sexo, nacionalidad y discapacidad) o en factores del hogar y contextuales (nivel educativo, exceso de peso de los adultos en el hogar, renta media de la sección censal y tamaño del municipio). En el caso del exceso de peso, la variabilidad geográfica es del 44,2 por ciento (41,1% en niños y 37,3% en niñas).

En lo que respecta a la edad adulta, la prevalencia de exceso de peso y de obesidad es, de nuevo, mayor en hombres que en mujeres, con unas diferencias de prevalencias de +15,3 por ciento y +1,3 por ciento, respectivamente. En obesidad severa la prevalencia es algo superior entre las mujeres (+0,8 % en comparación con los hombres), algo que también se observa en los datos de bajo peso (+2,3 %). Además, tanto el exceso de peso, como la obesidad y la obesidad severa crecen a medida que aumenta la edad, salvo en el grupo de 70-80 años, en el que disminuye levemente.

Las prevalencias provinciales de obesidad en adultos oscilan entre el 13,3 por ciento en Girona y el 27,4 por ciento en Badajoz en hombres; en mujeres, entre el 11,4 por ciento en Burgos y el 28,1 por ciento en Lugo. Las provincias con mayor porcentaje de población con obesidad, tanto en hombres como en mujeres, se encuentran situadas mayoritariamente en la mitad sur del país, aunque algunas provincias del noroeste también presentan prevalencias altas.

Además, los resultados muestran que solo el 25 por ciento de las diferencias en la prevalencia de obesidad entre provincias se explica por características estructurales básicas difíciles de modificar a corto plazo, como la estructura de la población por edad y sexo, o las características socioeconómicas. Esta variabilidad geográfica observada confirma la relevancia de implantar intervenciones regionales y locales para seguir mejorando el abordaje de este problema de salud pública.

Al igual que sucede con la población infantil, el exceso de peso y la obesidad en personas adultas son más comunes en personas y grupos poblacionales con niveles más bajos de estudios, o que residen en municipios más pequeños y en secciones censales con menores niveles de renta. Con respecto al bajo peso, la prevalencia es superior en los grupos de mayor nivel de estudios, pero no varía según renta o tamaño del municipio.

Esta investigación se ha cristalizado en la publicación de dos artículos científicos, uno centrado en la edad adulta y publicado en julio en la revista 'Frontiers in Public Health', y otro específico para la población infantil y publicado este mes en la revista 'Pediatric Obesity'.

Partiendo de los datos analizados, el ISCIII y la AESAN también acaban de publicar dos informes complementarios a los artículos: el Informe 'Estudio ENE-COVID: Situación ponderal de la población infantil y adolescente en España' y el Informe 'Estudio ENE-COVID: Situación ponderal de la población adulta en España'. Ambos informes añaden resultados correspondientes a otras situaciones ponderales como sobrepeso, normopeso y bajo peso.

El 30% de menores y 56% de adultos españoles tiene exceso de peso