martes 15/6/21

El Plan de Garantía Juvenil Plus 2021-2027 propone paliar la alta tasa de desempleo juvenil de la provincia

E25AqM2XwAYFp5b
Jóvenes investigadores. - Twitter @CRAlicante

CCOO valora de forma positiva el Plan de Garantía Juvenil Plus 2021-2027 y considera que es una oportunidad para acabar con la alta tasa de desempleo de la Juventud en Córdoba. Por ello, la secretaria de Empleo de CCOO de Córdoba, Ana Belén Acaiña espera que la Junta sea consciente de la oportunidad que supone este Plan para luchar contra el desempleo juvenil y “ponga en marcha las medidas oportunas para hacer de este programa una herramienta verdadera de inserción”.

Es el momento de articular una verdadera Garantía juvenil que venga a cubrir las necesidades formativas de los más jóvenes y revierta la alta tasa de paro juvenil con empleo de calidad”, remarca Acaiña quien subraya que “para ello, es muy importante lograr el mayor grado de ejecución en nuestra provincia, donde casi la mitad de la población joven se encuentra en situación de desempleo”.

En Córdoba, según datos del Observatorio Argos, la población joven (16 a 29 años) supone el 15,42% del total. Según los últimos datos del SEPE, correspondientes al mes de mayo, hay 7.965 personas menores de 25 años en desempleo, lo que supone el 10% del total de personas desempleadas de la provincia. Además, los menores de 29 suponen el 59,65% de las personas que buscan su primer empleo. “Estas personas necesitan respuestas y por ello, desde CCOO seremos constantes en la vigilancia del desarrollo y aplicación del Plan”, advierte.

La garantía juvenil, iniciativa europea en funcionamiento desde 2014, perseguía que los jóvenes no ocupados ni integrados en los sistemas de educación o formación, pudieran recibir una oferta de empleo, educación o formación en los cuatro meses siguientes a su solicitud. Sin embargo, en España el plan fue entonces diseñado y aprobado sin apenas implicación de los agentes sociales; su implementación y desarrollo resultaron muy deficientes; sus medidas nunca llegaron adecuadamente a la juventud en situación de mayor vulnerabilidad. De ese modo, lejos de ser una herramienta útil contra la precariedad, contribuyó en algunos casos a financiarla con recursos públicos; y la evaluación de su funcionamiento, a pesar de la mejora en los últimos meses, siempre fue insuficiente.

El nuevo plan, llamado a sustituir el de 2014 y que deberá tener vigencia hasta 2027, parte de un análisis más ajustado de la realidad de la juventud española y recoge gran parte de las propuestas de las organizaciones sindicales. No solo en relación al marco de calidad en el empleo y a la urgencia de negociar un Estatuto de las Prácticas no Laborales que, entre otras cuestiones, acabe con las prácticas no remuneradas, sino también sobre la necesidad de llegar a los jóvenes en una situación más complicada, de promover el empleo en la industria y en otros sectores sostenibles y de alto valor añadido, en reforzar los sistemas de orientación y en mejorar la evaluación de las medidas adoptadas.

La exigencia sindical ha sido capaz de incorporar al ‘Plan 2021-2027 de trabajo digno para las personas jóvenes’ un marco que priorice cualquier tipo de ayuda a las empresas a la promoción de la contratación estable, a jornada completa y bajo la cobertura del convenio colectivo del sector o de la empresa principal, además de establecer la necesidad de poner coto a los abusos vinculados a las prácticas no laborales”, explica la responsable sindical.

Pese a los avances, Ana Belén Acaiña apunta que “no todos los elementos del plan son positivos, como es el hecho de que se siga promoviendo el emprendimiento como salida para muchas de las personas que se hallan en una posición más vulnerable en el mundo del trabajo”. Además, algunas de las iniciativas recogidas en la Garantía Juvenil Plus ya fueron comprometidas por el Gobierno central en 2018 y a día de hoy siguen sin ponerse en marcha. Es el caso de la necesidad de revisar en profundidad el marco regulatorio de las prácticas no laborales.

Aunque el ‘Plan 2021-2027 de trabajo digno para las personas jóvenes’ constituye un paso en la buena dirección, resulta del todo insuficiente para abordar los problemas que la juventud padece en un mercado laboral caracterizado por altísimas tasas de paro y temporalidad, por bajos salarios y, en términos generales, por una precariedad insoportable, de ahí que emplacemos al Gobierno a desarrollar políticas encaminadas a transformar desde la raíz el actual marco laboral, económico, productivo y de concepción de la vivienda que pone en cuestión las expectativas y las condiciones de vida y de trabajo de la juventud española”, hace hincapié la responsable de Empleo de CCOO de Córdoba.