domingo. 14.04.2024

CSIF Córdoba informa de una resolución del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) que sanciona a la Empresa Provincial de Residuos y Medio Ambiente (Epremasa) por su responsabilidad en el accidente laboral sufrido por un trabajador en noviembre de 2021 en la planta de Fuente Palmera por una falta de medidas de seguridad y salud. Concretamente el Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) de la Dirección Provincial del INSS propone la imposición a esta entidad supramunicipal de un recargo del 30% de las prestaciones económicas.

En el documento se justifica esta decisión, adoptada a partir de un informe elaborado por la Inspección de Trabajo, en el hecho de que “se deduce la relación de causa-efecto existente entre la omisión de las medidas de seguridad y el accidente acaecido”. Concretamente, los técnicos de la Seguridad Social aseguran que “la causa del accidente es el deterioro de los equipos de trabajo implicados en el mismo, esto es, escudo y contenedor, en cuanto que el hecho de que la pestaña del escudo de anclaje del contenedor no se encontraba en buen estado al estar doblada”.

Del mismo modo, la resolución deja claro que “tal circunstancia es debida a la ausencia de un adecuado mantenimiento preventivo que garantice que los equipos de trabajo conserven durante todo el tiempo de utilización unas condiciones de seguridad, de tal manera que sus características no se degraden hasta el punto de provocar situaciones peligrosas”. El sindicato recuerda que sus delegados de seguridad y salud en Epremasa ya advirtieron a la empresa anteriormente al accidente del riesgo existente, sin que la dirección de la misma no solo no hiciera nada al respecto, sino que intentara culpar al trabajador siniestrado de una mala praxis en sus tareas.

La sección sindical de CSIF en esta sociedad dependiente de la Diputación de Córdoba informa también de que ha comunicado al comité de Seguridad y Salud en reiteradas ocasiones el mal estado de la estación de transferencia ubicada en Montoro y, por este motivo, ha solicitado su clausura hasta que no se pudieran garantizar las condiciones de seguridad y salud de la plantilla de Epremasa, que ronda las 60 personas actualmente. “Sin embargo, los responsables de la entidad hacen caso omiso de estas advertencias, poniendo, de esta manera, en riesgo a su personal”, subraya CSIF.

.

Sancionan a Epremasa por un accidente laboral ocurrido en 2021