jueves. 29.02.2024

De los 6.852 destinos de guardias civiles publicados, sólo 96 corresponden a la provincia de Córdoba, el 1,4% del total, pero además una vez asignados esos destinos el resultado es aún peor, porque en la práctica apenas aumenta la plantilla, ya que llegan 68 efectivos mientras que se van 37 a otras provincias, y 28 de las vacantes se han cubierto con traslados internos entre poblaciones de esta provincia. A lo cual deben añadirse quienes han ido pasando a las situaciones de reserva y retiro. 

Tras ver que una vez más que Córdoba es la provincia andaluza con menos vacantes convocadas, ahora al publicarse los destinos apenas se aminora el problema, porque hay 140 vacantes sin cubrir y la mayoría de unidades necesitan refuerzos. Dos de las que peor están incrementan sus plantillas, el Puesto de Peñarroya con siete efectivos más y el Núcleo de Servicios con cinco, pero siguen siendo insuficientes para el déficit que vienen acumulando desde hace años, tratándose de dos unidades que continuamente necesitan apoyos externos para desempeñar sus cometidos. 

Algunas unidades incluso ven reducidas sus plantillas tras la publicación de los destinos, como ocurre con el Destacamento de Tráfico de Peñarroya y el Equipo de Policía Judicial de la misma localidad. Y en otras se van tantos guardias civiles como llegan, por lo que el efecto de los destinos es nulo, por ejemplo en Puestos tan relevantes como los de Palma del Río, Pozoblanco y Bujalance. Y el resto de destinos se distribuyen con cuentagotas entre los Puestos de distintas poblaciones y otras especialidades como Tráfico, Seprona, Intervención de Armas, Fiscal y Seguridad Penitenciaria. 

El resultado es que la plantilla de la Guardia Civil en esta provincia sigue siendo tan deficitaria como antes de publicarse los destinos, y nuevamente Córdoba se ve agraviada al ser la provincia andaluza que recibe menos refuerzos, por debajo de otras provincias con menor población y extensión geográfica. El catálogo quedó obsoleto hace tiempo para las necesidades de seguridad existentes en la actualidad, y si no se acomete la reorganización del despliegue territorial de la Guardia Civil que AUGC lleva años reclamando, se agravará el colapso de la seguridad ciudadana en el medio rural que ya se está produciendo, porque la situación es insostenible, con la mayoría de las dependencias cerradas y las escasas patrullas disponibles sobrepasadas al tener que encargarse de la vigilancia de varias poblaciones simultáneamente, sin poder atender adecuadamente las incidencias y requerimientos de la ciudadanía. 

La Asociación Unificada de Guardias Civiles viene avisando que ese déficit de plantilla redunda inevitablemente en un peor servicio a la población y afecta a la seguridad ciudadana, como de hecho demuestran los datos recientes, al haberse incrementado mucho más la criminalidad en el ámbito competencial de la Guardia Civil en esta provincia que en el de la Policía Nacional, tanto en 2022 como en el primer trimestre de 2023, a pesar de los esfuerzos de los agentes para intentar paliar las carencias de personal y medios con su profesionalidad y compromiso. 

Los nuevos destinos apenas aumentan la plantilla de la Guardia Civil de Córdoba