jueves. 29.02.2024

La dura sequía que golpea a la provincia de Córdoba ha obligado a la Conferencia Hidrográfica del Guadalquivir a reducir el consumo del agua para el regadío de los cultivos, en una provincia donde 20 municipios cordobeses sufren ya las consecuencias de esta sequía, y carecen de agua potable y lista para el consumo en sus casas.

El sector agrícola es el más afectados por esta dura sequía, donde las cosechas de cereales y otros cultivos que necesitan mucho agua, como las aceitunas, saldrán caras y sin posibilidad de sacar buenos resultados de las mismas. Y es que este desvío del agua de regadío afectará de ahora en adelante a la agricultura y ganadería de la provincia.

En Córdoba, el agua del trasvase para aliviar la situación del embalse que está prácticamente vacío no sirve para el consumo humano. La junta ha detectado un parámetro alterado y el agua no se puede usar para beber ni cocinar.

Hasta nueva orden, los 80.000 vecinos de las comarcas de Los Pedroches y del Guadiato tendrán que consumir agua embotellada.

Más de una veintena de municipios de Córdoba se han quedado sin agua potable