jueves. 30.06.2022

La Concejalía de Obras e Infraestructuras del Ayuntamiento de Lucena acometerá en los próximos días la mejora del pavimento en las calles y pasillos internos del cementerio municipal Nuestra Señora de Araceli, según ha comentado este viernes el edil César del Espino en una visita al camposanto histórico.

Esta intervención, que afectará a una superficie superior a los 4.500 metros cuadrados, tiene como objetivo resolver mediante la expansión de grava las deficiencias surgidas en algunos tramos de calles debido a los problemas de impermeabilización e inundación que sufren estas zonas del cementerio, una solución que el concejal califica de “provisional” hasta que que se pueda acometer la gran obra de reurbanización que necesita este cementerio que ya ha superado los 150 años de antigüedad.

En este sentido, Del Espino ha avanzado que el Ayuntamiento ya ha contratado la redacción del anteproyecto técnico que fije la totalidad de los trabajos a realizar y las diferentes fases en las que se se puede organizar, dado que “hablamos de una reforma integral del cementerio, cuya previsión de coste se eleva por encima de los 1,6 millones de euros, y que se deberá ejecutar durante muchos años”.

La arquitecta lucentina Sara García Campaña asumirá la redacción de este anteproyecto, valorada en un coste económico de 9.195 euros, mientras que la actuación de mejora del pavimento se aproxima a los 5.500 euros con una actuación que “nos permite paliar las carencias que presenta el trazado de muchas calles mientras se acomete la reforma integral”.

Enterramiento de cuerpos sin identificar hallados en excavaciones arqueológicas

Durante su visita al cementerio municipal Virgen de Araceli, César del Espino ha confirmado que el Ayuntamiento ha procedido a dar sepultura a los restos de los cinco cuerpos sin identificar hallados en las excavaciones arqueológicas que dirigió la Universidad de Granada en el año 2018 en la parte alta del propio camposanto lucentino. Los restos de estos cinco cuerpos, cuyos datos se han incorporado al bando de ADN de Andalucía tras la investigación, se han enterrado junto al monumento a los fallecidos en la Guerra Civil y la Posguerra que ya existe en el cementerio.

“Entendíamos que era necesario dar digna sepultura a los restos de estos cuerpos y si en algún momento, sus familiares los localizasen mediante los cotejos de datos de ADN, al menos ya saben que están aquí enterrados y procederían a su recuperación”, ha comentado el concejal.

Lucena mejora las calles del cementerio Nuestra Señora de Araceli
Comentarios