lunes 8/3/21

Una jueza ordena la vacunación de 4 mayores de una Residencia de Priego de Córdoba después de que sus familiares se negaran

Una mujer de la Llar d'Ancians del IMAS recibe la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus. - CONSELL DE MALLORCA
Vacunación en residencia / Imagen de archivo

Algunos familiares no están de acuerdo con la inmunización de los usuarios de las residencias. La jueza del Juzgado de Primera Instancia número cinco de Córdoba ha ordenado a la Consejería de Salud la vacunación de hasta cuatro usuarios de la residencia de mayores Arjona Valero de Priego de Córdoba después de que sus familiares rechazaran que fueran vacunados frente al covid. 

Los Juzgados de Primera Instancia tres y cinco de la capital están resolviendo estos expedientes, para así autorizar o no el suministro de las dosis de Pfizer a Sanidad.

Desde Córdoba Buenas Noticias se ha establecido contacto con la residencia de mayores de Priego de Córdoba, manifestando desde su gerencia "no querer pronunciarse acerca de los hechos para velar por la privacidad de sus residentes".

El procedimiento a seguir para todos los casos de usuarios de residencias está siendo el mismo: una vez tramitado el expediente judicialmente, el magistrado requiere a los familiares un documento en el que argumenten las razones de su oposición a la vacunación. Después, un médico forense examina a la persona que sería objeto de la vacuna para comprobar si está incapacitada para tomar decisiones. Si finalmente no se observa ningún motivo para evitar vacunación, así lo deja patente en el informe el forense y es remitido el juzgado. Por último, el Ministerio Fiscal redacta el suyo y el juzgado de primera instancia decide.Extracto del auto en el que se explica el procedimiento a seguir en estos casos

Las razones por las que los familiares de estos residentes se niegan a prestar consentimiento para la inoculación de la vacuna son distintas, como la de una mujer que rechaza vacunar a su hermana de 47 años por "desconocer los beneficios" de la vacuna, o la de la hija de una usuaria de la residencia que asegura que "ya pasó el Covid en noviembre y fue asintomática". En uno de los casos, la hija de una usuaria interna se opone sosteniendo que "cuando su madre se ha puesto alguna vacuna, como la de la gripe, se ha puesto muy mal". 

En consecuencia, la Médico Forense indica en su informe que la paciente, a pesar de haber sufrido diversas patologías previas (hipertensión y gonartrosis, entre otras), ninguna de ellas aumenta la posibilidad de desarrollar efectos adversos que puedan poner en peligro su salud como resultado de posibles complicaciones derivadas de la inyección de la vacuna del coronavirus: "el riesgo de padecer efectos secundarios y complicaciones derivadas de la vacuna contra el covid-19 son mucho menores que las posibles consecuencias de una enfermedad grave por covid-19", y añade que no existen casos anteriores en Europa en los que la salud de un paciente haya corrido riesgo: "no habiéndose identificado en España o en la Unión Europea ninguna reacción adversa hasta ahora desconocida que pudiera ser motivo de preocupación, siendo muy reducidos los casos de reacciones adversas a la vacuna y, en ningún caso, graves". Extracto del auto en el que la Médico Forense indica que no existen razones que contraindiquen la vacunación

La Médico Forense concluye el auto indicando que la vacunación "resulta pues beneficiosa de forma concreta y específica" para la paciente ya que aquella "no padece ninguna enfermedad que contraindique la vacunación". 

Comentarios