miércoles. 17.08.2022

Jose Luis Martínez se acerca a la meta de su viaje humanitario: La frontera de Polonia con Ucrania

El solidario espeleño lleva más de 3.000 kilómetros a sus espaldas y continúa camino a la frontera de Polonia con Ucrania para descargar el cargamento médico y acoger a cuatro refugiados ucranianos, 3 adultos y un niño, en su vuelta a Córdoba
Último repostaje antes de cruzar a Polonia
Último repostaje antes de cruzar a Polonia

Jose Luis Martínez, el solidario buen samaritano espeleño continúa su travesía humanitaria camino a la frontera de Ucrania con Polonia para cumplir su objetivo inicial, la ayuda sanitaria con materiales médicos y acoger a refugiados ucranianos que huyen del duro y triste conflicto en tierras ucranianas por el ataque ruso. 

El viaje de nuestro cordobés protagonista ha tenido un cambio de planes inesperado, pues el espeleño esperaba acoger a un grupo de 3 refugiados con él, una madre y dos hijos. Pero se ha producido un desajuste en el proceso de consenso para un punto de recogida o algún fallo de entendimiento por la traducción. Pero no son malas noticias, pues en lugar de 3 personas, Jose Luis acogerá a 4 que irán también para Córdoba junto a él, 3 adultos y un niño: "Lo que importa finalmente es que en lugar de a 3 personas, podré sacar de allí a 4", declaró el solidario viajero.

Jose Luis actualmente se encuentra recorriendo el país polaco dirección a la frontera, donde se mantendrá a lo largo de todo el domingo para descargar las medicinas y material médico que ha transportado, ayudar en lo que haga falta y sobre todo, poder descansar después de ellos, pues con más de 3.000 kilómetros a sus espaldas, un descanso es necesario para continuar la aventura humanitaria con buen humor y energías.

El lunes sobre las 7 y media de la mañana es la hora elegida por el espeleño para la recogida y ayuda a las 4 personas ucranianas camino a Córdoba. Estas se encontrarán cerca de  Varsovia, la capital polaca, a unas 4 horas de viaje de distancia del punto de descarga de los suministros que ha transportado Jose Luis por Europa en su furgoneta. Por lo tanto, Jose Luis tendrá que abandonar la frontera polaca alrededor de las 3 de la mañana para llegar con tiempo al punto de encuentro con los refugiados, para ya luego, una vez recogidos, comenzar el camino de vuelta a casa.

La aventura de Jose Luis Martínez se acerca a su final, un viaje lleno de aventuras, cansancio, y ganas por ayudar a los demás, en un claro ejemplo de lo que es capaz el ser humano para ayudar a aquellos que lo necesiten. Jose Luis está siendo un ejemplo para la humanidad y para el resto de españoles para demostrar que, realmente, se puede tener fe en la humanidad y en la solidaridad.

Jose Luis Martínez se acerca a la meta de su viaje humanitario: La frontera de Polonia...
Comentarios