jueves. 26.01.2023

En torno a 50 alcaldes de toda España se han reunido en Hornachuelos y lo han hecho para conocer de primera mano el modelo de gestión  del municipio para las subvenciones que han llegado desde Enresa a través de la Orden Ministerial correspondiente.

Se trata de miembros de la Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares (AMAC).

El objetivo también ha sido que todos estos representantes municipales conozcan in situ las instalaciones de “El Cabril”.

Hornachuelos ha disfrutado de varias subvenciones al amparo de Enresa y las ha destinado a proyectos como el recién abierto albergue, el barco solar, el Centro de Interpretación del Bembézar  y el restaurante  que verán la luz este año y el nuevo proyecto de lavandería y catering industrial para el que han recibido la aprobación de los fondos recientemente.

Y es que es el propio Ministerio, el que pone de ejemplo a la localidad y su estrategia de desarrollo turístico y productivo a la hora de gestionar estos fondos públicos, de ahí que el resto de municipios españoles que también tiene acceso a estos fondos quieran conocer el modelo de gestión.

En la visita de los ediles se ha hecho una visita guiada por el casco antiguo del municipio, se han visitado el albergue y el parque multiaventura y las propias instalaciones de “El Cabril”.

AMAC está compuesta por 59 municipios situados dentro de un círculo de un radio de 10 km. con centro en la Central Nuclear, conformando así siete zonas de influencia a los reactores de Almaraz, Ascó, Cofrentes, Garoña, Trillo, Vandellós y Zorita, y una zona de influencia al almacén de residuios de baja y media intensidad de El Cabril.

Hornachuelos se encuentra en plena revolución turística, y su ayuntamiento continúa inmerso en el Plan de Activación Turística. Ahora trabaja en los nuevos y ambiciosos proyectos que tienen que ver con la puesta en marcha del Centro de Interpretación del río Bembézar o la construcción de un restaurante a pie de embalse que permite unas vistas inmejorables de la zona.

Por otro lado, ya se está construyendo el barco solar que paseará viajeros río arriba adentrándose en la sierra proporcionando una experiencia sobrecogedora. Este proyecto cuenta con la financiación del Ministerio a través de Enresa.

El nuevo albergue que acaba de ver la luz, cuenta con capacidad para 157 personas ubicadas en módulos de 6 y 8 personas con baño en cada módulo, cuenta con zonas de aparcamientos, zonas verdes exteriores, piscina y zonas comunes con cocina salones y salas de usos múltiples. Tiene además una zona aledaña donde se está construyendo una zona recreativa con campo de voley playa, de futbol playa, pista americana, pista de paintball, pista  de retos, etc.

Este proyecto, ronda los 1,5 millones de euros, de los que el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital aportó, a través de Enresa, un total de 240.000 euros, siendo el resto aportación municipal con un total de 800.000 Euros y el resto ha sido aportación por parte de la empresa. 

El albergue va de la mano de uno de los proyectos estrella para el municipio, la apertura de  “Río Secreto”, uno de los más completos Complejos Multiaventura de España, que cuenta, entre otras muchas cosas, con la tirolina más larga de Andalucía, de un kilómetro de extensión, y que parte desde una torre de 22 metros de altura para cruzar el embalse del Bembézar.

El Gobierno Central también financiará un nuevo proyecto de mucho calado para el municipio y para la comarca. Se trata de un nuevo proyecto de desarrollo que alcanzará una inversión cercana al medio millón de euros y que vendrá a generar empleo en el municipio e inercia industrial a su polígono.

Se trata de la construcción de una lavandería y un catering industrial. Dos proyectos que quieren aprovechar un municipio en auge turístico y que de momento debe encontrar servicios para satisfacer su nueva realidad turística.

Se trata de construir dos naves de 300 metros cuadrados cada una y dotarlas de todo el equipamiento necesario para la puesta en marcha de la actividad. De la inversión total, de unos 480.000 euros, algo más de la mitad es aportada por parte del Ayuntamiento y la otra mitad por parte del Gobierno Central. Además, a esto se suma la parte que deberá abonar el concesionario de la actividad.

Si todo sigue los plazos que caben esperar, la orden ministerial obliga al inicio de la actividad en 2020 y a la finalización en 2021.

Hornachuelos, referente de buena gestión de fondos públicos de la AMAC
Comentarios