viernes. 23.02.2024

Finalmente se han hallado indicios de que el municipium romano de Ipolcobulcula se encontraba en el cerro del Castillo de Carcabuey, pues no se habían encontrado restos físicos de este, hasta la fecha. Gracias a la rehabilitación del entorno de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, se encontraron diferentes estructuras que, según los arqueólogos, se tratan de restos de época altoimperial romana que atestiguan la existencia del antiguo municipio.

El hallazgo firmado por Andrés Roldán, Rafael Martínez y Antonio Moreno, ha sido publicado de manera oficial en la revista Antiquitas, editada por el Museo Histórico Municipal de Priego de Córdoba. La zona donde se llevaron a cabo los trabajos de la iglesia está al límite actual del suelo urbano, en la ladera occidental de la elevación que identifica a Carcabuey como pueblo-fortaleza.

El entorno se trata de un "excepcional" yacimiento donde se ha constatado del primer asentamiento de la Edad de Bronce, una primera ocupación que se prolongaría de forma ininterrumpida hasta la época romana. A pesar del debate, el topónimo de Ipolcobulcula es el más aceptado para denominar el sitio, pues así lo probarían diversos hallazgos epigráficos.

Como explican distintos autores, rara vez una persona con este estatus iba a encontrarse alejado de la ciudad a la que servía, por lo que el topónimo que aparece en la inscripción debía hacer referencia al lugar donde se encontraba. La lápida, además, mostraba la condición jurídica de municipium del asentamiento, se cree que a partir de época flavia como ocurre con muchos otros núcleos hispanos.

"La consecución de este estatus jurídico supondría, además de reformas de carácter urbano, una reordenación del territorio y la necesidad de establecer unos límites claros", explican los autores.

Hallan los primeros restos de la ciudad romana Ipolcobulcula en Carcabuey