viernes. 23.02.2024

El culto al Dios Mitra es uno de los cultos más antiguos y duraderos de la antigüedad. Tiene su origen en Persia, siendo uno de los cultos con más expansión antes de la llegada del cristianismo, desde la India hasta el imperio Romano tardío. Hasta la fecha, el lugar más lejano que constataba la existencia de este culto era Lugo, en la península.

En los últimos meses, la historia ha cambiado, pues los arqueólogos han confirmado la presencia del primer santuario dedicado a Mitra en toda la Bética, y ha sido descubierto al sur de la provincia de Córdoba, en el municipio de Cabra, siendo este uno más junto al hallado en Altafulla, Tarragona.

Este lunes, el director del Museo Arqueológico de Cabra, Antonio Moreno, junto al alcalde del municipio, Fernando Priego, y el concejal Francisco Salas, han presentado los resultados de la última investigación, que ha certificado definitivamente la existencia de este santuario muy vinculado al esoterismo. 

De hecho, anteriormente, en los años cincuenta del siglo XX, fue en Cabra donde se encontró una de las esculturas mejor conservadas de Mitra del mundo. Hasta la fecha, no se había podido comprobar que pertenecía a un santuario completo, y no a un particular.

El hallazgo se ha producido en la conocida como Villa del Mitra, una gran casa romana situada junto a una importante vía de comunicación entre Igabrum (actual Cabra) y Soricaria (Plaza de Armas). El poblamiento en ese lugar se remonta la Edad del Cobre 2200-1500 antes de Cristo.

Hallan en Cabra el primer lugar de culto al Dios Mitra de la Bética