sábado. 15.06.2024

Gerardo Arévalo Galán, concejal en el Ayuntamiento de Pozoblanco, desea manifestar una serie de hechos y opiniones en relación a los recientes acontecimientos vividos en el consistorio pozoalbense:

1. Durante seis meses, ha habido un trabajador que ha cobrado del Ayuntamiento de Pozoblanco sin ir a trabajar, de diciembre de 2022 a junio de 2023 y el alcalde, Santiago Cabello, lo ha permitido.

2. Dicho empleado es hijo de la secretaria del alcalde, Santiago Cabello, personal de su máxima confianza.

3. Santiago Cabello tenía conocimiento de que este trabajador estaba cobrando sin ir a trabajar, al menos desde enero de 2023, pese a que él negó conocer estos hechos cuando saltaron a la luz pública.

4. El alcalde me ha culpado de unos hechos de los que solo él es responsable. Todavía Santiago Cabello no ha aclarado por qué dió la orden para que se contratara al hijo de su secretaria y después no firmó los contratos y por qué no ha reclamado que este devuelva el dinero cobrado del Ayuntamiento.

5. El alcalde asegura que hizo tres requerimientos al área de Personal para que se buscara una solución al hecho de que este trabajador estuviera cobrando sin trabajar. Afirmación rotundamente falsa. Tampoco ordenó que se le diera a este una función y unas tareas que realizar. Cabello permitió el cobro durante todo este tiempo, de hecho firmó todas las nóminas y ordenó los pagos al hijo de su secretaria.

6. En cambio, Santiago Cabello sí autorizó que se dejara de abonar el salario de una trabajadora que empezó a trabajar al mismo tiempo que el hijo de su secretaria y por el mismo programa de ayudas, en el momento en que ella dejó de asistir a su puesto de trabajo tras darse de baja.

7. En multitud de ocasiones le comenté al alcalde, Santiago Cabello, que debía instar al empleado a devolver las cantidades, pero me hacía promesas que no cumplía y presentaba falsas excusas. Después, hasta en siete ocasiones dejé por escrito constancia de ello, los días 19 de octubre de 2023, 8 de noviembre de 2023, 14 de noviembre de 2023, 1 de diciembre de 2023, 4 de enero de 2024, 10 de enero de 2024 y 14 de enero de 2024.

8. Que Santiago Cabello presida una comisión para investigar su propia irregularidad es muestra más que evidente de su cinismo. Todos sabemos a qué conclusiones se llegará. Si él mismo se investiga por lo que acaba de hacer unos meses antes, difícilmente se podrá llegar a un resultado correcto. Es la forma más grosera de eludir sus propias responsabilidades. Trata de cambiar la realidad sin escrúpulos en su propio beneficio, caiga quien caiga.

9. Cuando empecé a realizar mi trabajo efectivo como concejal, el hijo de la secretaria personal del alcalde ya había finalizado su presunta relación laboral. El día 27 de junio de 2023 comienzan mis funciones públicas y a los tres días, como mero trámite, después de la firma del interventor y antes de la del propio Santiago Cabello, firmé todas las nóminas del Ayuntamiento, entre ellas, la del joven mencionado y demás documentos burocráticos que se me presentaron para que todos los trabajadores pudieran cobrar. Sabiendo que en tres días, recién llegado, firmé todas las nóminas, sin posibilidad de revisar en ese tiempo las más de 200 nóminas de todos los trabajadores del Ayuntamiento, ni estudiar la documentación de cada una.

10. Como bien afirma Cabello en su nota de prensa, yo no desvelé este caso. Que el hijo de la secretaria del alcalde cobraba sin trabajar era conocido por casi todo el Ayuntamiento. Lo único que he hecho como concejal de Personal es intentar que no hubiera situaciones irregulares, pero el alcalde se ha negado y por ello me han señalado y cesado.

11. Nunca he tenido relación directa con el empleado, ni encargo profesional suyo ni retribución alguna por su parte. Jamás ejercí como su abogado a diferencia de lo que afirma el alcalde en una reciente nota de prensa. En este momento, insto a Santiago Cabello a que me autorice a revelar todos los mensajes, correos y conversaciones que el Alcalde y yo hemos mantenido sobre este tema para que de verdad se aclare el asunto.

12. Se me acusa de tener aspiraciones políticas. Nunca las he tenido. De hecho, presenté al alcalde mi intención de dimitir al mes y medio de tomar posesión del cargo, al ver cómo trabajaba. Cabello me pidió que no lo hiciera y acepté. Es evidente también que no tengo aspiraciones políticas pues sabía que hacer lo correcto suponía el fin de mi carrera política, así se me hizo saber.

13. Siempre he sido leal al Partido Popular, con cuyos ideales me siento identificado. Es evidente que la actitud de Santiago Cabello no encaja en esos ideales. Fruto de mi lealtad ha sido mi silencio hasta este momento, en el que no me ha quedado otra opción que manifestarme a raíz de los ataques injustificados que estoy sufriendo por parte de Santiago Cabello y de su equipo.

14. Entré en política porque Santiago Cabello me lo pidió, convencido de poder aportar al servicio público mi experiencia como abogado, solo interesado en ayudar a mejorar Pozoblanco. Nunca me había dedicado a ello. Lo que he visto en esta experiencia me ha decepcionado, especialmente la actitud de Santiago Cabello y de algunos compañeros de mi partido, que parecen haber olvidado que por encima de la lealtad están la ley y la honradez.

15. He sufrido un aislamiento, un acoso y derribo y me han puesto impedimentos y trabas para realizar mis tareas como concejal, ya que Santiago Cabello antepone el rencor personal y su interés al bien común, pero he aguantado con dignidad. Esta campaña malintencionada no me extraña, lo que me extraña es que haya tardado tanto.

El propio Cabello había comenzado desde finales del año pasado una campaña de desprestigio de forma verbal contra mí y, como es habitual en él, sin dar la cara; me alegro de que por fin se atreva a hacerlo por escrito, reflejándose a sí mismo y dándome –esta vez sí– la oportunidad de defensa. Desde que yo, como concejal de Personal, reclamé al hijo de su secretaria que devolviera las cantidades indebidamente cobradas, empecé a sufrir represalias por parte del alcalde: se mermó el equipo del área de Personal, se me ha impedido hacer mi trabajo con normalidad y no he sido invitado a actos públicos, entre otras.

16. Yo he sido apartado del gobierno, expulsado del grupo municipal del Partido Popular, pero quien tiene que dimitir es Santiago Cabello, entre otros motivos, por no haber ordenado la finalización de la relación laboral del Ayuntamiento que él preside con el hijo de su secretaria, ni reclamar en momento alguno que devolviera lo cobrado indebidamente. A día de hoy, un año y tres meses después del primer pago irregular, no tenemos noticia alguna de la devolución de las cantidades.

17. Requiero al Grupo Popular de Pozoblanco a que cese en su campaña de difamación y desprestigio. Y les anuncio el inicio de las acciones legales que me competen en defensa de mis derechos y para la salvaguarda de mi honor. En todo caso, me reservo el derecho a utilizar la documentación e información de la que dispongo para aportarla ante los procedimientos judiciales que puedan interponerse.

Gerardo Arévalo, el concejal destituido en Pozoblanco, emite un Comunicado