domingo. 26.05.2024

El Ayuntamiento de Pozoblanco ha concluido la reforma integral de la Piscina Municipal, una inversión conjunta de más de un millón de euros y que ha sido financiada por el Consistorio a través de fondos propios y de una subvención europea gestionada a través de la Diputación. La intervención ha tenido tres fases diferenciadas, pues, aunque en origen lo se preveía era un reemplazo de la cubierta por necesidades de eficiencia energética, finalmente se ha decidido aprovechar la intervención para resolver los problemas que tenían los vasos y para mejorar también las zonas de vestuarios y el conjunto del recinto. “Ha sido una reforma profunda que convierte a la Piscina en una de las más modernas de toda la provincia y de las pocas que cuentan con dos vasos diferenciados y con sistema de depuración propio, uno para natación libre propiamente dicha y otra para los talleres de gimnasia acuática”, ha explicado el regidor. Cabello ha explicado que con esta reforma se da respuesta a las demandas de los usuarios que allí practican deporte de forma habitual y “se garantiza que tendremos durante muchos años unas instalaciones de vanguardia, con las últimas novedades del mercado y muy cómodas”.

La concejala de Urbanismo y Obras, Anastasia Calero, ha explicado por su parte que la primera de las actuaciones realizada consistió en la sustitución completa del sistema envolvente del recinto del vaso, donde se instaló una nueva cubierta de módulos deslizantes y con cerramiento lateral de doble acristalamiento. También se sustituyó el sistema de tratamiento del aire, tanto en lo que se refiere a lo térmico como a la humedad. Concluido este proceso, y según ha explicado Calero, se siguió “con la intervención más compleja, la de los vasos, que se optó que se hiciesen del modo más completo pero también más seguro y cómodo: con un sistema de depuración independiente en cada uno de ellos”. La obra tuvo en ese momento un problema añadido, ya que al vaciar la piscina se observó el grave estado de deterioro que mostraban los revestimientos y los sistemas de propulsión de agua. Al final, se optó por realizar una reforma integral de la depuración de los dos vasos y por construir una nueva caseta depuradora con las últimas tecnologías para la gestión y control del agua.

Por último, y según ha explicado la concejala, también se ha decidido actualizar y ampliar los aseos, vestuarios y almacenes, mejorar las condiciones del espacio exterior no techado, modernizar el sistema eléctrico, la iluminación o la caldera y en general todo el recinto “pues tras una intervención en profundidad como la realizada no era razonable dejar el trabajo a medias y pendiente de una futura intervención”. Calero ha explicado que después de Semana Santa se comenzará a organizar el retorno de las actividades cotidianas de la Piscina Municipal y también la apertura al público para el baño libre.   

Finaliza la reforma integral de la Piscina Municipal de Pozoblanco