sábado 24/7/21

Aparece el tesoro de Amarguilla, "la mejor colección de joyas del siglo XI", aparecida en Baena

La policía de Córdoba confiscó la colección de joyas de valor incalculable después de que un arqueólogo local la alertó de su existencia y vio fotos de las piezas en línea.
Las joyas, visto en Twitter: @EstherSMate
Las joyas, visto en Twitter: @EstherSMate
En el año 1009, estalló una guerra civil en el Califato de Córdoba, un territorio que comprende Al-Andalus, el área de la península ibérica gobernada por musulmanes y partes del norte de África, y duró más de 20 años. El conflicto entre las dos facciones beligerantes que buscaban el poder en el sur de la península provocó la destitución del califa Hisham II y la división de Al-Andalus en numerosas taifas, principados musulmanes independientes. La inestabilidad política se extendió y el miedo prevaleció entre la población, lo que, según los expertos, podría explicar por qué un ciudadano judío rico enterró una espectacular colección de tesoros en lo que hoy es el municipio de Baena, Córdoba, en la región de Andalucía sur de España.
Mil años después, una fotografía que apareció en las redes sociales alertó a la Policía Nacional de la región sobre la existencia del tesoro y el hecho de que podría ser objeto de comercio ilegal. La investigación resultante resultó en la incautación el año pasado de "la mejor colección de joyas del siglo XI", según Alberto Canto, profesor de arqueología en la Universidad Autónoma de Madrid. El increíble hallazgo se exhibe ahora en el Museo Arqueológico de Córdoba.
El llamado tesoro de Amarguilla, que debe su nombre a la finca donde fue encontrado, comprende un conjunto de 623 piezas de joyería del siglo XI, incluidas 98 piezas de oro, plata y plata dorada. Entre las piezas de oro se encuentran cuatro pulseras de muñeca y tobillo, cuyas carpinterías tienen la forma de la cabeza de un pájaro, así como una delicada estrella de David engastada dentro de un anillo de oro. También se destacan 14 gemas de cuarzo y cristal de roca, cuatro cuentas de coral rosa, 31 piedras de pasta de vidrio de diferentes colores y 476 perlas irregulares y perlas. “El estado de la colección es bueno, sobre todo porque ha pasado el último año en un proceso de restauración por parte de expertos del Museo de Córdoba”, según la Junta de Andalucía, que invirtió 15.000 euros en la restauración de la colección.

“Es simplemente espectacular”, dice Canto, uno de los principales especialistas mundiales en Al-Andalus e investigador del yacimiento arqueológico de Medina Azahara. “No he visto nada igual. Es imposible saber quién lo escondió oa quién perteneció, porque carece de monedas, pero lo más probable es que perteneciera a un individuo judío, ya que entre las piezas hay una Estrella de David. También parece un ajuar de novia, porque incluye muchas piezas que se unirían a las túnicas ".
Pero Canto cree que la colección no está completa, ya que no se ha encontrado el elemento de la moneda. “Todos los tesoros del Califato Omeya incluyen monedas, lo que sugiere que, en este caso, se han vendido porque este tipo de piezas se venden fácilmente, mientras que las joyas no. Ningún anticuario o coleccionista los compraría [las piezas de joyería]. La falta de monedas nos dificulta establecer exactamente cuándo fue enterrado. Pero me estoy inclinando hacia principios del siglo XI ”.

Según los expertos consultados, el tesoro fue enterrado dentro de una bolsa o recipiente de cerámica en el suelo. De hecho, todas las piezas estaban manchadas de tierra, lo que indica que el tesoro había sido desenterrado recientemente. La investigación policial se llevó a cabo en los municipios cordobeses de Lucena, Luque y Baena, donde finalmente se encontró el tesoro en una nave industrial. La persona que lo tenía en su poder llevó a la policía a una finca de Baena donde aseguraron haberlo encontrado.
Sin embargo, las explicaciones del individuo con respecto al sitio original del tesoro enterrado no lograron convencer a los arqueólogos y, en consecuencia, no se ha realizado ninguna excavación para determinar si aún quedan otros elementos por descubrir allí.

Fuentes de la Policía Nacional explican que primero les llamó la atención el tesoro puesto a la venta online por un arqueólogo local que descubrió fotografías de varias piezas con posible valor arqueológico en las redes sociales. Luego, la policía pudo seguir un rastro que finalmente los llevó al tesoro. Una vez descubierto, la persona que tenía el tesoro en su poder tenía la intención de entregarlo al Ayuntamiento de Baena, aunque finalmente fue entregado a la Junta de Andalucía y de allí al museo. La policía enfatiza que su investigación solo tenía como objetivo evitar la posibilidad de que el tesoro se comercializara ilegalmente.
Por su parte, la directora del Museo Arqueológico de Córdoba, María Dolores Baena, está interesada en poner de relieve los trabajos de restauración que se han llevado a cabo en el fondo, que incluyen las técnicas más avanzadas, como la tecnología láser, para devolver el aspecto original del tesoro. . Hasta el 6 de junio, la colección se exhibirá como exposición temporal en el museo, que cuenta con más de 35.000 piezas. Las joyas pasarán a formar parte de la exposición permanente del museo. “Es una de las mejores colecciones de joyería que poseemos”, dice Baena. “La estrella de seis puntas es única. No hay nada como eso, lo que lo hace extraordinariamente valioso ".

 

Comentarios