lunes. 22.07.2024

Con las tradicionales coplas a San Francisco Solano en la voz y las palmas del grupo local Menta y Limón, acompasadas por el baile y taconeo del cuadro flamenco de Patricia Baena, el Ayuntamiento de Montilla arropó el pregón de Antonio Varo Baena en la antesala del encendido del alumbrado de la Feria de El Santo 2023, celebrado en la medianoche ante los numerosos montillanos reunidos en torno a la tradicional réplica de los Arcos de la Puerta de Aguilar que sirven de portada al recinto ferial.

Montilla está oficialmente de fiestas patronales hasta el próximo domingo. Fue el brindis con vino de la tierra a cargo del alcalde, Rafael Llamas, y representantes de los grupos políticos de la Corporación Municipal en el Paseo de las Mercedes, el acto que dio el pistoletazo de salida a los fuegos artificiales que anunciaban los días de asueto y diversión que los montillanos tienen por delante.

Justo antes, en el recuperado pregón de la Feria de El Santo –actividad suspendida en los últimos años por las restricciones sanitarias— el poeta y médico afincado en Córdoba Antonio Varo Baena se reivindicaba como “montillano presente”, que no ausente, en una ciudad que “celebra la vida con una fiesta en la que se concita todo nuestro comportamiento dionisiaco” en memoria de un santo, San Francisco Solano, que definió como “no un santo triste, más bien vital, activo, algo torero, viajero, aventurero, conocedor de la condición humana y festivo”. “La Feria de El Santo, qué paradoja más exacta”, concluía.

En su pregón, Varo Baena tuvo momentos para el recuerdo de su feria de infancia y juventud, vivida a la sombra de su padre y de las casetas del Casino Montillano y la Peña del Real Madrid, entre otras, en la anterior ubicación en el Paseo de Cervantes. Precisamente, fue en la revista de feria del año 1975 en la que publicaba el pregonero su primer poema, “dedicado, cómo no, a Montilla”.

Como invitación a pasar unos días de Feria a “todos los montillanos, feriantes, trasnochadores, madrugadores, gentes del buen vivir”, Antonio Varo recordaba la frase del poeta pontanés Ricardo Molina, quién dejó escrito que “el nombre sólo de Montilla es ya una fiesta” para remarcar la calificación de “montillano de pura cepa” que José Antonio Cerezo había pronunciado en su alocución de presentación del pregonero.

El pasacalles de la banda de La Unión y los zancudos de Robots hasta el recinto ferial completó el programa de actos para la apertura de la Feria de El Santo. Hasta el domingo, los conciertos en directo de Mojinos Escozíos, Decai, varios tributos musicales, grupos de versiones locales, orquestas y cantantes de copla darán vida a los dos escenarios municipales, en torno a la veintena de casetas, de diferentes ambientes, que colectivos y empresas hosteleras de Montilla han instalado tanto en recinto Envidarte como en la avenida de las Camachas.  

Días de fiesta en Montilla con la Feria de El Santo