domingo. 19.05.2024

Pocas semanas después de que se publicase el estudio de investigación histórica que nos llevó a descubrir el motivo por el que existen flores de lis representadas en el castillo de Belalcazar, se presentan unas nuevas conclusiones acerca de la heráldica existente en el mismo que disrumpen por completo con cualquier publicación realizada hasta la fecha y que tal vez obliguen a reinterpretar la historia del monumento.

Desde hace largo tiempo perdura la incógnita de a quién pertenece el escudo existente en la bóveda de la cuarta planta del castillo de Belalcázar (la más noble de las existentes), situado junto al de los Sotomayor y en igualdad de importancia que el de los Zúñiga, ramas ambas fundadoras del linaje condal de Belalcázar.

Captura

Tal y como se puede apreciar en la imagen anterior, la estancia la preside como de costumbre el escudo de los Sotomayor, cuyas armas son, en campo de plata, tres fajas jaqueladas de oro y gules en dos órdenes, separados cada uno por una raya de sable, linaje central de la casa condal de Belalcázar, que una vez más prepondera sobre los demás para dejar meridianamente claro a quién pertenecía la autoridad familiar sobre el Señorío. Arriba y abajo del mismo se identifica claramente el característico escudo de los Zúñiga, cuyas armas son, en campo de plata, una banda de sable, y brochante sobre el todo, puesta en orla, una cadena de oro de ocho eslabones.

Lo interesante y llamativo de esta estancia es la aparición de un tercer escudo, para nada habitual en la simbología representada a lo largo y ancho del castillo, donde predominan con exclusividad las referencias a las enseñas de los Sotomayor y los Zúñiga. Aquí, no obstante, a derecha e izquierda del escudo de los Sotomayor, aparece un nuevo escudo con tres fajas representado con el mismo tamaño y disposición que el de los Zúñiga, lo cual resulta del todo significativo.

Captura

Por fin se ha conseguido desvelar a quien pertenecía  el escudo que acompaña al de los Sotomayor y los Zúñiga en la 'Sala de la Reina' del castillo de Belalcázar y cuya interpretación hasta la fecha provocaba una incongruencia temporal difícil de explicar. En base a nuestras investigaciones, el blasón no pertenece a los Córdoba (o Fernández de Córdoba), como tradicionalmente se ha interpretado, sino a los Garcés; siendo el emblema heráldico familiar del abuelo del I Conde de Belalcázar. De tal forma que, en la bóveda de la 'Sala de la Reina', aparecen representados los emblemas familiares de todos los abuelos y la mujer del I Conde de Belalcázar.

  • Las armas de los Sotomayor, por su abuela doña Teresa de Sotomayor, que aparecen en el campo central del crucero, estableciendo así la línea principal del linaje;
  • Las armas de los Garcés, por su abuelo D. Gil García (o Garcés) de Aza, a derecha e izquierda de las de los Sotomayor,
  • Y las armas de los Zúñiga, por su mujer doña Elvira de Zúñiga, arriba y abajo del emblema de los Sotomayor.

Se trata este, pues, de un hallazgo de gran importancia dado que abre la puerta a una posible reinterpretación histórica, tanto de los linajes que confluyeron en la constitución de la familia condal de Belalcázar, como de la heráldica y simbología que encierra este magnífico monumento de Los Pedroches.

El escudo que 'no pinta nada' en el Castillo de Belalcázar