martes. 28.05.2024

CSIF denuncia que desde pasado viernes se han quedado inoperativos 14 vehículos de 8 parques del Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios, según se recoge en una orden que el gerente de la entidad envió ese día comunicando la incidencia, sin que se informarse sobre los motivos de esta decisión ni el tiempo en el que los centros operativos se iban a quedar sin estos equipos móviles. Las instalaciones afectadas son las de Palma de Río y Peñarroya-Pueblonuevo (con tres vehículos retirados cada una de ellas), así como las Baena y Pozoblanco (con dos cada una) y las de Lucena, Montilla, Montoro y Priego de Córdoba (con uno, respectivamente).

El delegado de la Sección Sindical de CSIF Córdoba en el Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios, Alfonso Rosero, recalca que ocho de los vehículos que han quedado inoperativos son de tipo BUL, que son los utilizados en los siniestros de mayor gravedad. “Todo esto provoca que en parques, como son los de Peñarroya-Pueblonuevo y Pozoblanco, la situación sea especialmente complicada para prestar el servicio, ya que esta falta de equipos móviles no ha venido acompañada de ningún protocolo ni orden que reorganice la flota de vehículos restantes entre los distintos centros repartidos por toda la provincia”, subraya Rosero.

El representante sindical señala que “el hecho de que el operativo de turno no haya recibido instrucción alguna sobre cómo compensar esta situación ha originado algunos parques que no contaran estos últimos días con vehículos disponibles para atender determinados tipos de siniestros, con el riesgo que esta descoordinación conlleva para la ciudadanía en general y los bomberos que están en activo en ese momento.

Por otra parte, CSIF lamenta que no se hayan aún solventado los daños causados por el incendio de un aire acondicionado en el Parque de Palma del Río, unos hechos que tuvieron lugar a principios del mes de julio del año pasado. “A día de hoy los 21 profesionales que desarrollan su labor en este centro operativo solo cuentan con una ducha y se ven obligados a utilizar como vestuario una sala habilitada que no cumple con las normas de seguridad y salud en el trabajo”, destaca Rosero, quien recuerda que ambas instancias tienen una gran importancia en el servicio que se presta para que los profesionales puedan asearse tras las intervenciones que llevan a cabo, “muchas de ellas en pésimas condiciones o con elevadas temperaturas en verano”.

Ante esta situación, la central sindical reclama a la Dirección del Consorcio Provincial de Prevención y Extinción de Incendios que lleve a cabo las actuaciones necesarias para que los bomberos del parque de Palma del Río puedan desarrollar su actividad en unas condiciones adecuadas. “No nos importa saber si hay problemas con la aseguradora o hay cuestiones burocráticas pendiente, sino que lo único que nos interesa es una pronta solución a esta situación”, concluye Rosero.

CSIF denuncia los riesgos de retirar 14 vehículos de los parques de bomberos