domingo. 03.03.2024

El municipio cordobés de Castro del Río cuenta con un nuevo mural del artista baenense Javier Castilla, Sake, dedicado, en esta ocasión, a Miguel de Cervantes y su obra cumbre el Quijote. Tras una obra de concienciación medioambiental finalizada en la primavera de 2023, se trata del segundo diseño que el artista desarrolla en Castro del Río y viene a resaltar el vínculo histórico y cultural de la localidad con el universal Cervantes.

El mural, para el que se han necesitado 11 días de trabajo, a lo largo de las dos últimas semanas, tiene unas dimensiones de 23,5 x 6 metros y se puede contemplar en la Ronda Norte de Castro del Río, en una edificación de titularidad privada, perteneciente a Diego Luis Urbano Mármol, vecino de la localidad que ha cedido el espacio para la ubicación de la obra. Desde el Ayuntamiento de Castro del Río agradecen enormemente su colaboración en esta actuación cultural que, en

palabras del alcalde, Julio Criado, “realza y fortalece el vínculo de nuestro pueblo con Miguel de Cervantes y permite, con esta maravilla de obra, poner a pie de calle, de manera muy visual, nuestra rica historia a través de esta expresión de arte urbano que mejora la estética y el entorno de nuestro pueblo y que podrán disfrutar tanto vecinos como visitantes”.

Para el autor, cuya inspiración nace en la relación  de Castro del Río con Cervantes y su paso por el municipio, “está siendo un placer ejecutar este proyecto en Castro del Río, un municipio con mucha historia y elementos a destacar, aspectos que definen mi trabajo en el muralismo en los últimos años, sirviéndome de esa historia, costumbres o tradiciones de los lugares donde trabajo y llevándolos al espacio público a través de murales en gran formato, realistas, mediante composiciones cuidadas y buscando una relación entre la obra y el lugar donde se ubica.
En este sentido, este mural supone uno de mis proyectos más grandes hasta la fecha: 141 metros cuadrados para mostrar al mundo lo que Castro del Río tiene que ver con Cervantes, el Quijote y su relación cultural e histórica”.
Según describe el propio Sake, la obra es una “composición sobre un atardecer cálido de nuestras tierras en cualquier tarde de verano, acompañado de un retrato en primer plano del Quijote, en la parte central Quijote y Sancho Panza a caballo y en burro, y en la parte derecha el municipio de Castro del Río, destacando la iglesia, el castillo y la muralla, acompañado de una tipografía central con el lema 'Castro Villa Cervantina'. El mural está ejecutado con pintura plástica para grandes espacios y spray para los elementos descritos anteriormente”.

Castro del Río y Cervantes

Según las crónicas, Miguel de Cervantes Saavedra llegó a Castro del Río en el año 1587, en calidad de comisario real de abastos para la Armada Invencible, por orden de Diego de Valdivia, con el encargo de recoger trigo, aceite y cuantos artículos fuesen necesarios para su abastecimiento. Cervantes visitó en varias ocasiones esta villa, parando en una posada situada en la Cuesta de los Mesones, donde hoy esta construida la plaza de abastos. Por una denuncia presentada contra él en la

que se le acusa de haber vendido, de forma ilegal y para su aprovechamiento particular, trescientas fanegas de trigo pertenecientes a la saca realizada en Écija, se dicta sentencia condenatoria contra Cervantes el 19 de septiembre de 1592. El juez de comisarios y corregidor de la villa de Écija, Francisco Moscoso, se traslada a Castro del Río (Córdoba), donde se encontraba Cervantes ejerciendo su comisión, siendo encarcelado como consecuencia de dicha denuncia. Es en la cárcel del cabildo donde, según el prestigioso cervantista Jean Canavaggio, se gestaron las primeras páginas del Quijote.

Castro del Río inaugura un mural dedicado a Cervantes y su obra el Quijote