lunes. 22.04.2024

El presidente de la Diputación de Córdoba, Salvador Fuentes se ha desplazado a Belmez para comprobar de primera mano el desarrollo de dos de las cinco actuaciones que se van a acometer en la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Sierra Boyera, los depósitos de Cuartanero y el embalse de La Colada, dotadas con 4 millones de euros cofinanciados por la institución provincial y la Junta de Andalucía.

En concreto, estas obras de emergencia, llevadas a cabo por la empresa Hidralia,(Gestión Integral de Aguas de Andalucía) corresponden a la instalación de un sistema de cubiertas, que cuenta con un presupuesto de 581.825 euros más IVA; y y la instalación de un sistema de flotación por clarificación (DAF), cuyo presupuesto asciende a más 1,2 millón de euros.

Fuentes ha agradecido el trabajo de los responsables técnicos de Hidralia y de Emproacsa (Empresa Provincial de Aguas de Córdoba), y ha asegurado que “no es una obra convencional, sino que requiere de una importante planificación, para cuando llegue la maquinaria necesaria, se instale en los tres escenarios, La Colada, Cuartanero y Sierra Boyera”.

En cuanto a las actuaciones, el también presidente de Emproacsa ha recordado que “en La Colada se llevará a cabo una la actuación de ultrasonido para evitar el crecimiento y la proliferación de algas y, por supuesto, la de Sierra Boyera, que es donde queremos convertir la planta en una gran potabilizadora de última generación. Además, habrá una segunda fase, de inmediato, cuyas actuaciones rondarán también los cuatro millones de euros”.

“Los vecinos y vecinas no pueden volver a vivir una situación como ésta por falta de obras estructurales. No se nos puede olvidar esta sequía, como se nos olvidó la del 2005. Por eso, agradezco a Hidralia, que es una empresa solvencia tecnológica, el buen criterio cuando plantearon los cinco lotes que se van a llevar a cabo”, ha relatado el máximo responsable provincial.

Atajar la proliferación de algas

Por su parte, Gabriel Benítez, jefe de servicio de Producción de Potables y Redes de la Zona Norte de Emproacsa, ha explicado que “La Colada está muy eutrofizada, por lo tanto tiene muchos nutrientes y las algas crecen de forma desmesurada, algo que hay que atajar”. Igualmente, ha resaltado “la importancia de la auditoría de pérdidas, que se llevará a cabo en toda la conducción para ver qué es lo que está pasando y cómo se comporta estructuralmente. En definitiva, es analizar a fondo cómo está la conducción, por si hay que realizar otras actuaciones”.

En lo referente a la actuación, en el depósito de Cuartanero, “vamos a construir una generación de dosificación de dióxido de cloro para seguir eliminando materia orgánica; y de aquí, nos pasaríamos ya a la planta, con ese agua en condiciones de seguir tratando”, ha recalcado Benítez.

“Antes de la decantación y posterior al tratamiento, que ya pusimos en marcha con la obra de emergencia del bombeo de La Colada, vamos a montar un sistema de clarificación por flotación, la obra civil más importante de las cinco actuaciones; y aquí en la planta, lo que haremos, es cubrir todos los recintos que ahora están al aire recibiendo la luz solar, para evitar la proliferación de algas”, ha concluido el responsable de Producción de Potables y Redes de la Zona Norte de Emproacsa.


Ernesto Sánchez, director de Desarrollo de Negocio de Hidralia, ha destacado que “ya están los equipos de ingeniería trabajando, se está haciendo el replanteo y esperamos cumplir los plazos comprometidos para que las obras sean una realidad”.

“El sentido de los trabajos es crear una estrategia multibarrera, es decir, la ETAP tiene sus procesos de tratamiento y de lo que se trata es de minimizar la cantidad de algas y establecer distintas distintas barreras, que unidas a los tratamientos que ya están puestos en funcionamiento, y que funcionan, añadirles otros nuevos procesos para conseguir que el agua cumpla con los valores que queremos”, ha finalizado Ernesto Sánchez.

Avanza a buen ritmo la facilitación de agua potable en la zona norte de Córdoba