sábado 04.07.2020

Los alcaldes del PSOE se alzan en contra del Gobierno por la prohibición de usar el superávit para combatir la crisis

Abel Caballero y Pedro Sánchez
Abel Caballero y Pedro Sánchez

Todos los alcaldes de nuestro país están en contra del Gobierno de Sánchez. Pero la gran mayoría de ellos son los alcaldes socialistas, entre ellos se encuentran algunos d ellos más leales al proyecto de Pedro Sánchez. Esto es debido al rechazo que se ha mostrado el Ministerio de Hacienda a que los municipios puedan disponer de sus ahorros para hacer frente al gasto social derivado de la crisis de la pandemia. En total, 20.000 millones no gastados en los últimos años y otros 8.000 de superávit. 

Pedro Sánchez, en la última reunión de la Ejecutiva del PSOE, dónde llegó a acusar a los suyos de "insolidaridad" con el Gobierno y de abrir la polémica en un marco y en un contexto inadecuado. Sus palabras iban dirigidas los alcaldes de Valladolid y de Vigo, Óscar Puente y Abel Caballero, respectivamente.

Por tanto, todos los partidos, aglutinados a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), claman contra la ley de racionalización y sostenibilidad de la administración local aprobada por Cristóbal Montoro en 2012 y que obliga a los ayuntamientos a dedicar su superávit con carácter general a amortizar la deuda, impide el endeudamiento y limita la capacidad de gasto de los ayuntamientos a pesar de que tengan superávit. 

"Queremos utilizar esos recursos en su totalidad porque son los ahorros de cada municipio y provincia, de los ciudadanos de cada municipio y provincia y han de utilizarse en su ámbito", expresó Caballero. 

Caballero y de Puente, no son los únicos que se han mostrado en desacuerdo con la decisión del gobierno. También se han unido la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón y el de Ibiza, Rafael Ruiz. Este último se ha mostrado tan crítico como "decepcionado" con el Gobierno de Sánchez por encorsetar a los ayuntamientos con la regla de gasto y la Ley de Estabilidad Presupuestaria que impulsó el exministro de Hacienda de Mariano Rajoy. 

Por otra parte, el primer edil de Mérida, Antonio Osuna -también del PSOE-, no se explica que el Ejecutivo "pretenda afrontar un acuerdo de reconstrucción de país dejando al margen a los ayuntamientos". Luego ha añadido: "nosotros subimos los impuestos y las tasas en enero a nuestros vecinos para hacer frente a los gastos y ante la imposibilidad de echar mano del ahorro y, ahora, el Gobierno destina un fondo no reembolsable a las Autonomías de 16.000 millones, que las permite, como en el caso de Madrid, bajar la fiscalidad en sus territorios".

Hacienda, en cambio, defiende que los ayuntamientos deben aportar sus reccursos al gran pacto de reconstucción,sigue sosteniendo que puedan disponer solo de una parte del ahorro, pero la última propuesta que han trasladado a la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) no ha convencido a la junta de gobierno, ya que establece que un tercio del remanente se utilice para la compra de material relacionado con la COVID y la contratación de servicios y personal contra la pandemia y de ese tercio, un siete por ciento se destine a la compra de vehículos híbridos para los consistorios. 

Además de socialistas y populares, apenas un centenar de alcaldes de IU firmaron hace unas semanas una carta a la ministra de Hacienda pidiendo la suspensión de la llamada regla de gasto hasta que pase la pandemia y se pueda regular por ley una nueva financiación local. Unidas Podemos también ha pedido lo mismo en una proposición no de ley registrada en el Congreso.

Esta situación puede convertirse en un problema para el Gobierno, que en su acuerdo con Bildu a cambio de la abstención en la quinta prórroga del estado de alarma aceptó que los "gastos en políticas sociales serán exceptuados del cómputo de la regla de gasto" que suponía la suspensión en España parte de las reglas fiscales en el contexto de la pandemia. Para entonces ya siete de las principales ciudades se lo habían pedido por carta a Montero. Las advertencias no han cesado y el enfado ha ido en aumento. 

Comentarios