viernes. 09.06.2023

En esta lucha que enfrenta el mundo contra el coronavirus, se esconden historias que merecen ser contadas. Es el caso de Teresa, auxiliar de enfermería del Hospital Universitario Reina Sofía. Vivía a 80 kilómetros del hospital, por ello intentó alquilar un alojamiento donde poder establecerse durante este periodo de crisis sanitaria. Sin embargo, se le negó el acceso a un alquiler. 

"Me vi en la calle y se me cerró el mundo. No iba a dejar mi contrato ni por miedo ni porque creo que no estaba siendo egoísta. Era una situación tan rara, que yo decía ¿A dónde voy?" No podía creer lo que estaba viviendo: "Pero si voy a curarlos a ellos, cómo me están tratando así".

Desde hace unas semanas, se aloja en el Colegio Mayor la Asunción, una de las residencias que ha dispuesto la Junta de Andalucía en la capital.

Al principio sufrió un sentimiento de soledad al estar alejada de su familia porque "hay momentos que te encuentras muy sola y no puedes luchar contra eso". Sin embargo, admite que estaría muy mal en su casa diciendo que no a un contrato, "no sería tampoco feliz".

Resalta la labor humanitaria que se viene desarrollando con esta grave pandemia. Reconoce que da mucho reconocimiento cuando un paciente abandona el centro, y que "hay muchas historias bonitas" detrás de este virus traicionero.

La historia de Teresa, la auxiliar de enfermería que vino a Córdoba a luchar contra el...
Comentarios