domingo 26/9/21

Salma, la refugiada Siria cuyas habilidades culinarias la convirtieron en empresaria en Berlín

La refugiada siria Salma Al Armarchi (centro), de 53 años, cocina con su hijo Fadi Zaim (derecha), de 32 años, y dos empleados en la cocina de Berlín, donde dirige su empresa, Jasmin Catering. © ACNUR / Gordon Welters

La comida siempre fue un pasatiempo para Salma, de 53 años. Ahora refugiada en Berlín, la cocinera siria descubrió que sus habilidades culinarias tienen tanta demanda que ha podido ganarse la vida gracias a ellas. ¿Su ingrediente secreto? Pasión.

“Cada vez que cocino lo hago con amor”, se ríe Salma, durante un descanso en su cocina. “Cuando cocinas con amor, la gente ama la comida”.

La gran oportunidad de Salma llegó en 2016 cuando le pidieron que alimentara a voluntarios en la escuela sin fines de lucro ReDI de Berlín, donde su hijo mayor, Fadi, estaba tomando un curso de codificación gratuito para los recién llegados.

“Fue una gran responsabilidad, ya que era la primera vez que muchos de los maestros probaban la comida siria”, dijo Fadi, de 32 años. “Les encantó. Todos pensaron que ya teníamos un negocio de catering”.

Salma nunca se propuso ser chef o emprendedora. De vuelta a casa en Damasco, Siria, cocinaba por diversión, se reunía regularmente con amigos para donar comida a las personas que luchaban por ganarse la vida.

Entonces su país descendió a la guerra. En 2012, Salma, su hijo menor y su hija, huyeron a Alemania con una visa de turista y solicitaron asilo.

Fadi se unió en 2014 como parte de un esquema de reunificación familiar.

La familia de Salma estaba a salvo, pero ella estaba luchando. Aprender alemán fue difícil y no pudo encontrar trabajo en su profesión anterior.

Luego, en 2015, decenas de miles de compatriotas sirios llegaron a Berlín. Salma y Fadi se ofrecieron como voluntarios para ayudar, traducir, donar ropa e incluso ayudar a otros con la supervivencia básica alemana.

Salma conoció a muchas personas que, como ella, tenían dificultades para adaptarse.

“Es muy difícil encontrar trabajo a mi edad”, dijo. “Mi objetivo es contratar a otras personas de mediana edad en mi cocina”.

Luego, un encuentro casual la inspiró a poner en práctica sus habilidades culinarias. Cuando Fadi le pidió a Salma que atendiera el picnic de ReDI, ella decidió quitar todos los obstáculos.

Unos amigos le prestaron el equipo, y Salma reclutó a sus otros dos hijos adultos y a un sobrino para hacer montones de aperitivos en su departamento.

La familia trabajó tres días seguidos para preparar la comida.

El picnic fue un gran éxito. La comida de Salma se presentó de manera tan profesional que los maestros, todos empleados en la floreciente escena tecnológica de Berlín, comenzaron a hacer pedidos.

En poco tiempo, un gerente de Cisco se acercó a Fadi, ya que requería servicio de catering para una conferencia. Ocultando su sorpresa, se metió en el baño para llamar a Salma. Ella estuvo de acuerdo, y el negocio nació.

En dos días, madre e hijo tenían un menú, un sitio web y un espacio en una cocina temporal. Y tenían un nombre; Jasmin Catering, en honor a las flores blancas que cubren Damasco en la primavera.

“El primer paso siempre es el más difícil”, dijo Salma. “Si alguien tiene una idea, simplemente debería hacerlo. Comienza con lo que tienes. Solo improvisa”.

Cuando las órdenes comenzaron a inundarlos, Fadi y Salma encontraron una cocina permanente cerca del departamento que comparten en el sur de la ciudad.

Los años siguientes estuvieron llenos de pedidos de almuerzos de oficina, así como comida para paseos y conferencias. Cocinaron para Facebook, McKinsey, el Partido Verde de Alemania, embajadas e incluso para la oficina de la canciller alemana, Angela Merkel.

Pero para Fadi, el mayor honor han sido las bodas. El año pasado hubo cuatro, todos clientes alemanes.

Él atribuye su éxito a la adaptación de platos orientales a los ingredientes locales, y siempre se asegura de atender a la gran población vegana de Berlín.

Junto a platos tradicionales como Heraa Esbaoo, un estofado de pasta con pan, lentejas y hierbas, Jasmin ofrece versiones alternativas de alimentos básicos sirios, utilizando albóndigas veganas en lugar de carne picada.

“Ofrecemos algo diferente”, dijo Fadi. “Encontramos formas de hacer que los platos tradicionales sean veganos o vegetarianos, lo cual es muy popular y saludable”.

Salma y Fadi ahora esperan aprovechar su éxito para asegurar clientes más regulares.

“Hay un gran enfoque en la cocina aquí en Europa”, dijo Fadi. “Estamos felices de poder traer sabores nuevos para la gente. Ahora más personas están rompiendo la barrera, probando nuestra comida y disfrutándola”.

Comentarios