sábado 04.07.2020

Juan Manuel, el hombre que navegó durante 85 días en un velero para reencontrarse con su padre

Ballestero con su padre y su hermano
Ballestero con su padre y su hermano

Con la cancelación de los vuelos y el cierre de fronteras en casi todo el mundo, Juan Manuel Ballestero decidió ir a ver a su padre de la única manera posible en esos momentos, en un pequeño velero. 

El marinero de 47 años se encontraba en Portugal cuando la pandemia comenzó a extenderse de manera descontrolada por Europa y América. La idea de pasar esa situación alejada de su padre le impulsó a viajar durante 85 días para poder reencontrase con él, ya que además pronto cumpliría los 90 años. 

Ballestero aseguraba que "No me quería quedar como un cobarde en una isla donde no había casos.Quería hacer todo lo posible para volver a casa. Lo más importante para mí era estar con mi familia”.

Su decisión provocó que amigos del marinero intentaran disuadirle para que no se embarcara en esa peligrosa aventura. Además las autoridades de Portugal le advirtieron que tal vez no se le permitiera regresar por motivos de seguridad debidos al Covid-19. Aún así el marinero tenía decidido que nada lo iba a parar y comenzó su trayectoria. 

El 12 de abril las autoridades de Cabo Verde le denegaron el poder atracar en la isla para poder rebastecerse de comida y combustible, así que el marinero cambió su rumbo y se dirigió hacia el oeste contando con menos combustible del que pensaba. 

A pesar de que Juan Manuel acostumbraba a navegar y pasar días en soledad, tuvo momentos de tensión donde su estado de ánimo se debilitó en algunos momentos, pero siempre encontraba algo en el mar que lo reconfortaba, como una manada de delfines que nado junto a su velero durante 3.000 km. 

El 17 de junio llegó a su tierra nativa Mar de Plata, donde fue sorprendido y recibido como un auténtico héroe. En todo momento sus familiares no dudaron de él, y sabían con seguridad que lo conseguiría. Se le realizó un test del Covid-19 y tras esperar 72 horas al resultado, dio negativo y se le permitió pisar suelo Argentino. 

Gracias a su valentía Ballestero llegó a tiempo para poder pasar con su padre el Día del Padre. 

Comentarios