martes. 23.04.2024

Una de estas pacientes recuperadas en las últimas 24 horas es Fidela Gala, que pasó ayer su primer día en casa, después de diez ingresada en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, en Madrid, tras ser diagnosticada de COVID 19.

Fidela tiene 98 años y tres hijos, que también han estado contagiados. Su nieto Andrés nos cuenta que dos de ellos ya han sido dados de alta y otro lamentablemente sigue en el hospital, “pero ya nos han dicho los médicos que va a ganar al virus, que es cuestión de días”.

Tras ser hospitalizada, la salud de Fidela empeoró a los dos días debido a una hemorragia en el recto, ya que también superó un cáncer de colon con 95 años. “Al día siguiente mágicamente dejó de sangrar y, con el paso de los días, todo fue mejor hasta ayer que le dieron el alta”, explica a su nieto, quien agradece en todo momento la labor del personal sanitario.

“Se han portado genial con mi abuela. Ha vuelto a casa en ambulancia debido a su discapacidad, ya que va en silla de ruedas, y el hospital le ha dado una máquina de oxígeno a la que tiene que estar conectada 24 horas hasta que sus pulmones vuelvan a coger el ritmo de antes”, asegura Andrés, que también tiene palabras de agradecimiento para sus vecinos, quienes recibieron a Fidela entre aplausos a su llegada a casa.

Para Fernando López de los Mozos el proceso de hospitalización tras dar positivo en la prueba de COVID-19 fue bastante duro ya que el virus desencadenó una neumonía bilateral que le dejó casi diez días ingresado.

“Al principio no ves mucha evolución, sobre todo los primeros cinco o seis días. Pero, de repente, un día te reducen el oxígeno que te están poniendo, otro día te quitan las gafas… Un subidón en los tres últimos días alucinante, porque por fin ves que puedes salir”.

Fernando, que fue uno de los primeros pacientes ingresados en España, reconoce que en su momento existía mucha incertidumbre pero que los médicos continuamente le repetían que lo más importante es no empeorar: “Me decían que estaba estable y que esa era la mejor noticia que podía tener”.

Y es que, sin duda, el apoyo del personal sanitario fue fundamental para vencer al virus. “Son héroes de verdad. Te emocionas solo de pensar en el cariño de cada persona que entraba en la habitación. Todo el mundo te pregunta cómo estás, te da ánimos… el trato humano es exquisito y esto es fundamental ya que es una enfermedad que anímicamente tiene un gran impacto porque te encuentras muy solo”, concluye.

Otro de los pacientes recuperados es Carlos Llorente, de 47 años, quien pasó 14 días ingresado en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda luchando contra el coronavirus.

Durante estos días, Carlos comprobó en primera persona que los profesionales sanitarios no disponían de la suficiente protección a la hora de trabajar por lo que, tras su alta, decidió lanzar una plataforma de ‘crowdfunding’ para recaudar fondos para la compra de material de seguridad.

El pasado miércoles, seis días después de lanzar la campaña, ya habían conseguido más de 28.000 euros, que serán destinados a la adquisición de 3.600 mascarillas FFP 2 –las que más protegen- y dos ecógrafos portátiles para tres hospitales públicos de la Comunidad de Madrid: el Puerta de Hierro, el Doce de Octubre y el de Fuenlabrada.

“Queda el último empujón”, nos cuenta, ya que están cerca de alcanzar el objetivo de 31.000 euros que se habían marcado para garantizar estos materiales.

Fidela, de 98 años, superó un cáncer de colon y ahora ha ganado la batalla al Covid-19