martes 30/11/21

Fermín Cabanillas es un periodista que vive con una condición especial. Su sangre ha sido descrita como sanadora, pues se compone de un plasma hiperinmune al covid-19 que al trasfundirlo a los enfermos facilita que generen anticuerpos. 

Hace poco vició uno de los momentos má tristes de su vida según dice. Fue tras recibir el mensaje de una mujer de Vitoria que le contaba como su padre estaba en la UCI muriendo a causa del coronavirus. Acudía a él tras conocer la condición de su sangre pidiéndole que  fuese a donar al País Vasco y salvarle así la vida a su padre.  La respuesta de Fermín no podía ser otra. "Le contesté que las donaciones son anónimas, que yo no podía elegir a quién darle mi plasma, y que si su padre ya estaba en la UCI ya no serviría ese tratamiento", narra el periodista. 

Días después, Fermín preguntó por le estado de salud del padre de su contactan, y ésta le dijo que su padre, Constantino, había muerto. Fue un impacto terrible, mi gran frustración", confiesa Fermín.

Fermín descubrió que su sangre era especial cuando en Agosto tuvo que ir a Baeza a cubrir una información. Allí sospecho que podría haber tenido un contacto con un contagiado, pues horas antes de saber el resultado empezó a perder el olfato y el gusto. "Cené marisco y no sabía igual, puntualiza; la cerveza me sabía amarga". Lo achacó a una recurrente sinusitis, aunque la sospecha de un posible contagio por coronavirus estaba ahí. Los resultados de aprueba resultaron ser positivos. Tras haberse confinado y habiendo pasado 14 días volvió a hacerse la prueba para confirmar si había superado la enfermedad. La prueba volvió a dar positivo, sin embargo, también sirvió para revelar que tenía una carga viral baja. Volvió a hablar con su centro de salud y le hicieron un test de sangre en el que se percataron de que tenía unos anticuerpos muy fuertes contra el virus. Le explicaron que no volvería a enfermar, que apenas podía contagiar a nadie y que se pusiera en manos de su centro regional de transfusiones sanguineas porque su plasma podía ser muy bueno contra el covid. "Y así empezó todo", remata el protagonista.

Fermín llamó a la periodista del gabinete de comunicación del centro de transfusiones sanguíneas de Sevilla, y fue atendido por Dora, la jefa de prensa. Ella, que ya le conocía de antes siempre le había instado a donar sangre, pero Fermín confesó que no lo había hecho nunca por un simple motivo: "Me dan miedo las agujas". 

En el análisis de sangre corroboraron que Fermín tenía unos insólitos niveles de anticuerpos, (4,8 frente a 2,7 que suele ser la media). Así que el coordinador de trasplantes fue claro con él: por cada donación de plasma hiperinmune que hiciese habría dos personas que salvarían la vida. "Y me convencí", detalla el periodista. Combatiendo a su miedo a las agujas, comúnmente llamado como tripanofobia, decidió donar sangre. Su mujer, aún no puede creer que haya decidido hacerlo. 

"En un momento en el que no tenemos un medicamento específico para el virus, un antiviral y sin vacuna, el plasma hiperinmune de una de las pocas herramientas específicas que nos quedan", explica el director del Centro de Transfusión de Sevilla y coordinador de la Red Andaluza de Medicina Transfusional, Salvador Oyonarte. "Da igual que hayan estado diagnosticados por PCR o no ,sigue, que hayan tenido muchos o pocos síntomas, cualquiera que haya pasado la covid desarrollará anticuerpos que son neutralizadores del virus".

El número de donaciones de este plasma con anticuerpos es creciente y, desde hace pocas semanas, el ejemplo de Fermín está generando una ola de solicitudes de personas que ya han superado la enfermedad para hacerse donantes.

"Esto es una cadena de curación", afirma Fermín Cabanillas. "He ayudado a cuatro personas que, si han reaccionado bien al tratamiento, habrán evitado entrar en la UCI. Pero esos cuatro casos son también posibles donantes que podrían salvar a otras dieciséis, que a su vez... Estamos fomentando esa cadena. Se trata de que la gente no entre en las UCI, que eviten tener las secuelas o que no necesiten un respirador". 

Así, Fermín no habiendo superado su miedo a las agujas, se enfrenta a él y prefiere pensar que esta sirviendo a una gran causa. 

Fermín, el periodista andaluz que ha vencido su miedo a las agujas para ayudar a otros...
Comentarios