martes 1/12/20

La solidaridad de Justo, enfermo de cáncer terminal, quien se ofrece voluntario para experimentar nuevos tratamientos

Justo Zarate sufre de un cáncer de pulmón sin posibilidad de remisión
Justo Zarate
Justo Zarate

Aunque los médicos informaron a Justo Zarate que sufría cáncer de pulmón con metástasis en el riñón y el bazo, el cual no tenía ninguna posibilidad de remitir, el enfermo optó por tomar una postura positiva, y contribuir con la ciencia el tiempo de vida que le quedaba.

Justo lleva cinco años sometiéndose a sesiones de radioterapia y quimioterapia con el objetivo de que los médicos logren averiguar cómo detener la propagación del tumor y la metástasis. 

«Siempre es positivo y está convencido de que los nuevos fármacos que le suministran le van a ayudar a mejorar. No tiene ninguna duda de que va a ser así y también piensa que si los nuevos tratamientos le van bien a él, también puede irle bien a otras personas que están en su misma situación», ha explicado la mujer de Justo.

La familia, que admira la labor que Justo está realizando por el bien común, ha explicado que «nos está dando un ejemplo a todos de cómo afrontar la enfermedad y nos parece admirable su generosidad para que prueben con él una nueva quimioterapia y que la ciencia siga adelante con sus investigaciones contra el cáncer».

«En mi caso cuando me preguntó mi doctora si quería probar un nuevo tratamiento le dije que sí. Sabía que me arriesgaba a que me produjera una mala reacción pero la verdad es que me va fenomenal, y me hace sentir bien poder ayudar a otras personas que están en mi misma situación». Justo se ha vuelto un referente para enfermos, quienes han comenzado a seguir su modelo.

Comentarios