lunes 23/11/20

David Burkard, el médico americano de 28 años que pensó que el deporte y la dieta sana le librarían del virus

El sanitario hace dos semanas que dio positivo y todavía no puede caminar sin presentar dificultad al respirar

David Burkard, un médico de urgencias de 28 años, era el encargado de anunciar la hora de despedirse de esta vida, en la primera ola del coronavirus, a los pacientes del Spectrum Health Systems en Grand Rapids de Michigan. 

Ahora el sanitario tenía una dura labor incluso, muchas veces quería contagiarse para "acabar de una vez" esa tarea tan desgastante psicológicamente.  Pensaba que no podría contraer el virus porque era joven y deportista, corría cinco días a la semana, jugaba al voleibol, llevaba una dieta saludable y no tenía problemas de salud significantes. 

Todo cambió, cuando  a pesar de su convencimiento en que sería imposible llegar a estar hospitalizado, Burkard dio positivo en COVID-19. Los primero síntomas que se presentaron fueron la tos y la fiebre pero no eran muy graves en un principio. Él médico señaló que tras levantarse de la cama, se preparó un sándwich y al moverse apenas podía respirar mientras andaba, con lo cual su situación fue empeorando. 

El joven fue ingresado en el hospital para el que trabajaba donde el aislamiento, la soledad y la sofocante sensación de estar sin aliento le supuso una experiencia aterradora. A pesar de ello, también se muestra muy agradecido por el trato que recibió por parte de las enfermeras, flebotomistas y médicos que le siguieron tratando "con una sonrisa debajo de sus máscaras".

Han pasado dos semanas desde que dio positivo en coronavirus, y aún no puede caminar sin respirar con dificultad, por lo que ha preferido quedarse en casa, donde ha compartido su historia para concienciar a aquellos que todavía se muestran incrédulos en la existencia o la posibilidad de contagiarse del COVID-19.

Dos semanas después de dar positivo, todavía no puede caminar sin tener dificultad para respirar y ha decidido quedarse en casa, donde ha tenido tiempo de ver las reacciones en las redes sociales a su diagnóstico de aquellos que aún no creen en la realidad de este virus. "Mucha gente me ha dicho … que soy un engaño. Alguien me denunció en Facebook por ser un perfil falso", ha confesado.

Comentarios