lunes 25/10/21

Constanza, la cordobesa de 75 años que se une al coro los Ecoclásicos para luchar por un mundo más sostenible

ecoclasicos
Constanza Baena, cordobesa y miembra del coro Los Ecoclásicos

La vecina de Lucena, Constanza Baeza, se ha unido al coro Los Ecoclásicos a sus 75 años para cantar por un 2021 más sostenible. El coro es una iniciativa creada por la entidad Ecovidrio, que se encarga de la gestión del reciclado de los residuos de envases de vidrio en España, además de la Fundación Lares y la Fundación Santísima Virgen y San Celedonio. Estas dos últimas fundaciones tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas mayores.

El coro de los Ecoclásicos son un grupo de personas muy comprometidos con el medio ambiente. Todos sus miembros se encuentras entre los 75 y los 92 años y tienen como objetivo concienciar a las nuevas generaciones de la importancia de cuidar el planeta. A través de la música y versionando algunos clásicos como ‘Antes que ver el sol’ de Coti, buscan cambiar pequeños detalles en la ciudadanía como el reciclaje de vidrio.

“Se trata de una iniciativa preciosa que muestra la importancia de cuidar nuestro planeta a cualquier edad”, asegura Constanza. Los miembros del grupo musical han recibido clases de canto durante un mes en la residencia de la Fundación SVSC. Estas clases han ayudado, con ejercicios divertidos, técnicas de respiración y modulación de voz, a que los miembros del grupo aprendan a calentar la voz y a coordinarse entre ellos para cantar en coro.

No solo han versionado la canción de ‘Antes que ver el sol’ sino que Ecovidrio ha lanzado un reto solidario: si el vídeo de los Ecoclásicos alcanza el millón de reproducciones, la entidad hará una donación de 3.000 euros a cada Fundación, destinando un total de 6.000 euros a la iniciativa de Ecoclásicos. “La crisis del coronavirus ha golpeado con especial dureza a los mayores. Hemos querido homenajear tanto a los que se han ido como a los que siguen con nosotros haciéndoles partícipes de este proyecto. Ellos fueron los primeros recicladores y gracias a su experiencia y su afán por mantenerse activos, son los mejores embajadores para transmitir a las nuevas generaciones la necesidad de crear un mundo mejor”, ha declarado el director de Marketing de Ecovidrio, Borja Martiarena.

“Desde la Fundación, hemos acogido esta iniciativa con gran alegría ya que este tipo de proyectos son muy especiales para nuestros residentes, que este año no han tenido demasiado contacto con el exterior. La música les sirve como fuente de canalización de sus sentimientos en un año tan complejo para ellos. Este tipo de iniciativas contribuyen, no sólo de forma lúdica a mejorar sus vidas sino también les ofrece una causa en la que implicarse y sentirse útiles”, ha señalado terapeuta ocupacional de la Fundación SVSC y coordinadora del voluntariado, Carmen Herrador.

Comentarios