martes 25/1/22

Un donante anónimo sorprendió a un pueblo de aproximadamente 1.400 habitantes al comprar tarjetas de regalo a tres negocios locales y enviar una a cada hogar.


En medio de una pandemia global, esto sería un acto de bondad, sin importar la cantidad en las tarjetas. Pero el dinero no puede ser ignorado. Los residentes de los 549 hogares de la ciudad recibieron un sobre que contenía tres tarjetas de regalo de 50 euros para West Side Bar and Grille, Hometown Market y Trostel's Broken Branch. Las tarjetas sumaron más de 80.000 euros gastados por el buen samaritano entre los tres restaurantes, o más de 25.000 euros cada uno.

Todo comenzó con una llamada del 26 de marzo al alcalde Jeff Lillie de un hombre que dijo que estaba contactando a Lillie en nombre del anónimo. El hombre dijo que el donante quería inyectar algo de dinero en la economía local y dijo que estaba dispuesto a comprar 100 tarjetas de regalo de 50 euros al West Side Bar and Grille y Hometown Market, la tienda de comestibles local.

Eso fue genial, dijo Lillie, pero otro restaurante acababa de comenzar a abrir antes de que el gobernador Kim Reynolds ordenara que los restaurantes terminaran el servicio de cena, y él quería que se incluyeran. Ese restaurante era la Rama Rota de Trostel.

El intermediario dijo que eso se podía arreglar, y el número de tarjetas se aumentó a 250 y se dividió entre las empresas. Luego, en el transcurso del día, el hombre aumentó el número a 500.

"Eso es casi uno por hogar", le dijo Lillie al hombre. El hombre preguntó cuántas tarjetas necesitarían para alcanzar ese número. El número, dijo Lillie, era 549.

Lillie dijo que pensaba que 549 tarjetas divididas entre los negocios era más que generosa. No podía creer cuando el hombre le dijo que el donante estaba comprando 549 tarjetas de 50 dólares en cada una de las tres empresas.

El alcalde llamó inmediatamente a los restaurantes y a la tienda de comestibles para ver si les era posible acceder a esa cantidad de tarjetas. Dijeron que sí, y él se derrumbó.

"(Hay) cosas malas que han estado sucediendo", dijo. "Como alcalde de un pequeño pueblo, tomar la decisión de cerrar nuestros centros comunitarios y el ayuntamiento y nuestra biblioteca y todas las otras malas decisiones que nos hemos visto obligados a tomar, y luego aquí está esto realmente genial."

Durante una semana, mantuvo el secreto de todos menos de su familia, los restaurantes y el personal de su ciudad que rellenaron los sobres, que incluían una carta explicando la situación. Los sobres se enviaron el martes pasado y llegaron el jueves.

"Fueron los dos días más largos de mi vida", dijo Lillie.

Jennifer Trostel, cuyo esposo es dueño de la Rama Rota de Trostel, se sorprendió cuando Lillie llamó y le dijo al restaurante que tuviera listas 549 tarjetas de regalo. El restaurante es tan nuevo que aún no tenían tarjetas regalo: Trostel tuvo que comprarlas en Amazon.

"Ni siquiera podías creer lo que estaba pasando", dijo. "Estabas tan agradecido que comenzaste a llorar. No podías creer que la gente realmente quisiera ayudarte de una manera tan grande que ni siquiera puedes imaginar ese tipo de ayuda".

Ella dijo que el restaurante aún no había contratado a un personal completo y que no podía soportar ofrecer comida para llevar. También era demasiado arriesgado para su esposo, que es diabético, continuar interactuando con las personas. Estaba preocupada por no poder abrir el restaurante que durante mucho tiempo había sido un sueño para ella y su esposo.

"Simplemente nos dio esperanza", dijo.

El alcalde es dueño de su propia pequeña empresa, Randy Lillie Fontanería, Calefacción y Electricidad, y sabe que el negocio es lento. Dijo que espera que las tarjetas ayuden a las empresas a mantenerse a flote y que los residentes se preocupen un poco menos si han sido despedidos o suspendidos.

"Nadie tiene mucho de qué sonreír en las últimas semanas, y esto definitivamente es algo por lo que sonreír", dijo. "Hay muchas familias a las que 150 euros no van le a cambiar la vida, pero todavía es algo que te hace sentir bien que haya buenas personas en el mundo que están haciendo cosas buenas. Te da algo de esperanza".

Un anónimo solidario envía 150 euros en tarjetas regalo a cada hogar de un pueblo de...
Comentarios