lunes 24/1/22

#NoSonBuenasNoticias La falta de recursos impide a una tercera parte de los niños y niñas del mundo estudiar a distancia ante el cierre de las escuelas

La directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, declara que "para unos 463 millones de niños cuyas escuelas cerraron a causa de la COVID-19, la educación a distancia no ha existido"

Niños con un ordenador en casa. Imagen de archivo
Niños con un ordenador en casa. Imagen de archivo

Este jueves el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, más conocido como UNICEF, ha manifestado una denuncia social. Su denuncia se centra en que una tercera parte de los niños y niñas de todos los países que se encuentran en la edad escolar no han podido acceder a la educación que necesitan, y a la que tienen derecho, porque se ha impartido a distancia y no tienen los medios oportunos para recibir dicha educación. El motivo de esta impartición de clases a distancia: la pandemia mundial de la COVID-19.

Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, ha señalado que "para unos 463 millones de niños cuyas escuelas cerraron a causa de la COVID-19, la educación a distancia no ha existido". También ha advertido que "la gran cantidad de niños que debieron interrumpir por completo sus estudios durante meses representa una emergencia mundial en materia de educación. Las repercusiones sobre las economías y las sociedades pueden durar décadas”.

En La accesibilidad de la educación a distancia, el nuevo informe que ha realizado UNICEF, se informa de que en el momento más álgido del período de confinamientos tanto nacionales como locales, el cierre de las escuelas y el parón de las clases durante un tiempo afectó a alrededor de 1.500 millones de niños y niñas.

El estudio que ha desarrollado UNICEF también valora y analiza, a nivel mundial, la disponibilidad y la accesibilidad que tienen los niños y niñas a las herramientas y medios necesarios para recibir clase de manera telemática. También desde la Organización advierten de que si todo continúa igual, la situación probablemente empeore.

Asimismo, también se señala las desigualdades que hay entre las diferentes regiones. La que se posiciona en primer lugar como el peor lugar para que un niño o niña reciba educación actualmente es la África Subsahariana, ya que ni la mitad de los niños y niñas disponen o tienen acceso a los medios y herramientas que se necesitan para seguir con las clases a distancia.

En el norte de África, así como en Oriente Próximo, la situación mejora, aunque el 40% de los niños y niñas no pueden acceder a los materiales didácticos que se necesitan lo que equivale a 37 millones de niños y niñas.

Ante estas situaciones y debido a la COVID-19, desde UNICEF se insiste en que la reapertura de los centros educativos se realice cuando la vuelta sea segura. Se pide que priorice las condiciones óptimas a la urgencia de volver a dar clase en los colegios.

#NoSonBuenasNoticias La falta de recursos impide a una tercera parte de los niños y...
Comentarios