viernes 22/10/21

38.883,16 euros pagarán los cordobeses para revertir los daños por el grafiti en la Muralla del Marrubial

El grafiti pintado en la muralla del Marrubial de Córdoba
El grafiti pintado en la muralla del Marrubial de Córdoba

Como consecuencia de las noticias aparecidas en diferentes redes sociales y medios de comunicación a lo largo de la mañana del día 5 de octubre, en relación con una pintada de grandes dimensiones realizada durante la noche anterior sobre la muralla de la Axerquía, los técnicos de la Gerencia Municipal de Urbanismo firmantes del presente informe han cursado una visita con el fin de efectuar una evaluación preliminar de los daños sufridos a raíz de tan vandálico acto.

La pintada ha sido realizada sobre el paramento interno de la muralla de la Axerquía en su sector recayente al Jardín de los Poetas, a la altura del tramo situado entre la Torre 10 y la Torre 11. Se da la circunstancia de que este punto ha sido objeto de una reciente restauración, llevada a cabo por la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Córdoba entre los años 2018 y 2019.

El grafiti tiene unas dimensiones de c. diez metros de longitud por dos de altura, presentando un diseño tipográfico realizado con pintura en aerosol. Se ha empleado el color negro para los contornos y el azul y el violeta para los rellenos interiores. 

El texto de la pintada se estructura en dos palabras, la primera con un tipo ligeramente mayor que la segunda. Aunque la deformación de los caracteres tipográficos dificulta su lectura, cada una de las palabras muestra cinco letras, pudiendo leerse, probablemente, “HAILE CHULI”. Las diferencias “estilísticas” observables entre las letras H y L de ambas palabras, tal vez indiquen su ejecución por dos manos diferentes.

Relacionadas con este grafiti principal, se advierten una serie de marcas previas, realizadas con un trazo fino en pintura amarilla, que han servido para enmarcarlo y componerlo (Imagen 4). Igualmente, y con posterioridad a la ejecución del grafiti con la leyenda “Haile Chuli” se realizaron otros con trazo fino y pintura blanca, consistentes en once signos esteliformes conformados por un círculo de un diámetro comprendido entre veinte y treinta centímetros del que parten ocho trazos

Un último conjunto de motivos presentes en la pintada es un grupo de cuatro “firmas”, dispuestas sobre la A y la E de la primera palabra, y sobre la C y la H de la segunda, que tal vez podrían contribuir a la identificación de los autores del acto vandálico

La pintada que acabamos de describir ha sido dispuesta sobre las tres primeras cajas de tapial que conforman el paramento interno actualmente visible del tramo de muralla de la Axerquía conservado en la Ronda del Marrubial, en el tramo localizado entre las torres 10 y 11. Este sector fue objeto de una primera restauración durante la fase de trabajos desarrollada por la Gerencia Municipal de Urbanismo en los años 2018 y 2019, bajo la dirección de los firmantes del presente informe

El proceso de restauración de este tramo de muralla, erigida a partir del siglo XI, ha sido laborioso, dado el grave deterioro que presentaban los tapiales, fechados en este punto en el siglo XIV, y la gran complejidad técnica que exige su tratamiento y reposición. El resultado final de la restauración puede observarse en la imagen

Por sus características técnicas y constructivas, el tapial es un material que fue muy utilizado en la muralla de la Axerquía durante sus fases almorávide y almohade (siglo XII), y bajomedieval (siglos XIV y XV). Estas características intrínsecas determinan que, a diferencia de otros materiales constructivos, como el ladrillo o la piedra natural, la eliminación de grafitis ejecutados con pintura en aerosol sea compleja y costosa. A este respecto, debemos indicar que la superficie afectada por tan vandálico acto es amplia, de unos veintidós metros cuadrados, y que, a la espera de los necesarios análisis de laboratorio sobre muestras obtenidas, el simple análisis visual revela que la penetración de la pintura sobre el soporte ha sido de varios milímetros, lo que agrava los daños y posiblemente haga inviable tanto las limpiezas química y mecánica, no recomendables sobre un elemento de tan elevado valor patrimonial como la muralla, como una limpieza mediante láser. Por estas razones es probable que, una vez contemos con las analíticas y el estudio en profundidad de los daños, la opción más idónea para eliminar los efectos de la pintura consista en revertir el sector afectado al estado previo a la última restauración para proceder a continuación a una nueva restitución de las cajas de tapial.

Como conclusión del presente informe preliminar, debemos destacar que los daños provocados por los grafitis sobre la muralla conservada en el Jardín de los Poetas, elemento patrimonial que, como Bien de Interés Cultural, goza del máximo nivel de protección en las normativas estatal, autonómica y municipal vigentes, han sido importantes, no circunscribiéndose a un simple acto de vandalismo y pudiendo calificarse como un presunto delito contra el Patrimonio Histórico Español. Por tal razón, consideramos que, por parte del Excmo. Ayuntamiento de Córdoba, como titular de los terrenos sobre los que se alza este elemento de dominio público, debe ser presentada la correspondiente denuncia ante la instancia judicial, de modo que se abra una investigación encaminada a la identificación del responsable o responsables de un acto que supone un grave daño para el Patrimonio Histórico de nuestra ciudad, para la imagen de Córdoba como ciudad Patrimonio de la Humanidad y, finalmente, para las propias arcas municipales, que acababan de sufragar la reciente restauración y que ahora deberán atender a devolver la muralla al estado previo a la agresión sufrida, revertiendo unos daños cuyo montante económico ciframos en treinta y ocho mil ochocientos ochenta y tres euros con dieciséis céntimos

Comentarios