lunes 3/8/20

#NoSonBuenasNoticias Enrique Ponce y Paloma Cuevas se divorcian tras 25 años de matrimonio

La pareja, muy vinculada a Córdoba y que llevaba 25 años casados con dos hijas en común, han iniciado los trámites del divorcio.

Enrique Ponce y Paloma Cuevas
Enrique Ponce y Paloma Cuevas

Enrique Ponce y Paloma Cuevas ha inciado los trámites de divorcio tras veinticinco años de matrimonio, según ha adelanto en exclusiva la revista «Semana» este miércoles. Ambos, con una importante vinculación con Córdoba, especialmente en el de Paloma Cuevas que vivió muchos años de niña en la ciudad cuando su padre era el empresario de la plaza de toros, han decidido poner fin a su matrimonio.

Según ha apuntado la revista «desde hace un par de años las cosas no iban bien y el matrimonio había comenzado a resentirse y desgastarse». Enrique Ponce, de 48 años, y Paloma Cuevas, de 47, tienen dos hijas, Paloma y Bianca, de 12 y 8 años, respectivamente.

Un despacho de abogados ultima los detalles para un divorcio que, según «Semana», en principio y por parte de los dos, se ha planteado de una forma amistosa, cordial y desde el respeto y el cariño que aún se profesan. Pero parece que no hay vuelta atrás. Fuentes próximas a la pareja aseguran que no existen terceras personas y que la causa principal para tomar esta drástica decisión es el desgaste de la relación. La pareja ha vivido entre Madrid y la finca familiar Cetrina (Jaén).

Respecto a la relación con el torero, Paloma explicaba: «Muchas dosis de comprensión, de respeto y sobre todo y en nuestro caso, entender la pasión de mi marido, que es torear, y eso requiere en muchos casos poner su felicidad por encima de la nuestra».

Comentarios