domingo 5/12/21

Redacción.- El juez ha retirado la custodia de sus cuatro hijos a una pareja de nacionalidad guineana pero con pasaporte español que habría estado maltratando a los menores de manera continuada, entre otras cosas -en el caso de la chica- por negarse a utilizar el velo islámico o yihab.

Fue en el instituto en el que cursan sus estudios los dos hermanos mayores -él de 14 y ella de 15 años- donde dieron la señal de alarma ante lo que entendían podía ser un caso de maltrato. Desde el IMAS -Institut Mallorquí d'Afers Socials- se hicieron cargo del tema y sometieron a los jóvenes a varias revisiones médicas que confirmaron la presencia de lesiones. A partir de allí, la institución dependiente del Consell Insular elaboró un demoledor informe que acabaría con la detención del padre y la madre, de 52 y 48 años respectivamente, mientras los cuatro hijos pasan a disposición de los servicios sociales.

Según el relato de los jóvenes, éstos habrían sido víctimas de maltrato de manera continuada. A ella, su padre le habría castigado físicamente por negarse a utilizar el yihab, mientras que al chico también le habría propinado severas palizas por no saludar al llegar a casa, entre otros motivos.

Un cargador de teléfono móvil o un cinturón eran utilizados supuestamente con frecuencia por parte del progenitor para tratar de «poner orden» entre sus hijos, que en todo momento se han mostrado colaboradores con la investigación, sin caer además en contradicciones, lo cual -según fuentes próximas al caso- refuerza la veracidad de las acusaciones.

En el caso de la chica estudiante del instituto palmesano, existía el temor añadido de que pudiera ser enviada «en breve» al país de origen de sus padres para ser obligada a contraer matrimonio con quien decidieran sus progenitores. Esa «fundada sospecha» -según los investigadores- fue en cierta forma lo que finalmente animó a la joven y a su hermano a dar el paso y denunciar el infierno al cual han sido sometidos durante un largo tiempo por parte del padre y con la connivencia de la madre.

La Unidad de Familia y Mujer de la Policía Nacional se ha puesto al frente de la investigación, mientras los padres se encuentran en libertad con cargos, y los hijos permanecen unidos, pero tutelados por Protección de Menores del Consell de Mallorca. Se sospecha que los maltratos no se dirigían únicamente hacia los dos adolescentes, sino que se hacían también extensivos a los dos hijos menores, todos los cuales se encuentran ya alejados de sus padres.

Un juez retira la custodia de sus cuatro hijos a una pareja por pegar a una de ellas al...
Comentarios