viernes. 27.01.2023

Redacción. La rápida intervención de un agente de la Guardia Civil de la Comandancia de Pontevedra, auxiliado por un policía nacional y un policía local de Vigo, permitió salvar la vida de un hombre de 60 años de edad que se estaba asfixiando por atragantamiento en un restaurante de Vilaboa (Pontevedra).

Según han informado fuentes del Instituto Armado, los hechos tuvieron lugar en la noche del pasado sábado, cuando este agente se disponía a abandonar el restaurante en el que había cenado. En ese momento, fue requerido por un empleado del local, que le pidió ayuda porque un cliente se había atragantado y no podía respirar.

El guardia civil, ayudado por los dos agentes de policía, realizó la llamada 'maniobra de Heimlich', y consiguió que el comensal, que estaba desfallecido, expulsara varios trozos de carne que le estaban obstruyendo las vías respiratorias. El cliente del local fue reanimado y, para cuando llegaron los servicios de emergencia sanitaria, el hombre ya había recuperado la consciencia.

«Después de no pocos intentos consiguieron que este comensal expulsara varios trozos de carne que, ya habían provocado su desfallecimiento», reseñaron desde la Comandancia de Pontevedra.

De igual modo, añadieron que, «si la decisión y los conocimientos del guardia civil fueron fundamentales, no lo fue menos la serenidad y la ayuda que prestaron los otros dos agentes, que sin conocerse entre ellos formaron un equipo perfectamente coordinado», según informa La Voz de Galicia

Un guardia civil salva la vida de un hombre de 60 años que se atragantaba en un...
Comentarios