viernes. 12.04.2024

Un total de 14 niñas y 9 niños de la Residencia-Internado de San Ildefonso de Madrid "repartirán" los 2.590 millones de euros en premios del Sorteo Extraordinario de Navidad, que se celebra este 22 de diciembre y es el más importante y popular de todos los sorteos de la Lotería en España.

Los ensayos para la preparación del sorteo de Navidad comienzan a principios del mes de octubre, por lo que quienes participan en los mismos están aproximadamente dos meses y medio preparándose para este gran día, según explica la directora de la Residencia-Internado de San Ildefonso de Madrid, Carmen Jiménez.

En una entrevista concedida a Europa Press, Jiménez detalla que cada año se invita a participar "de manera voluntaria" a todos los menores de la Residencia a partir de los 8 o 9 años. "Deben conocer los números y tener altura suficiente para introducir las bolas en los bombos", destaca.

Una vez se han presentado voluntariamente quienes quieren participar en el tradicional sorteo, según matiza Jiménez, se lleva a cabo "una prueba de voz, ensayando número y premio y posteriormente el equipo valora qué niños y niñas acudirán ese día". "La verdad es que suelen ir casi todos", reconoce.

A continuación, se van probando las parejas. "Una vez formadas, cada profesional se responsabiliza del ensayo y la preparación con un número concreto" de ellas. "A lo largo del proceso pueden variar las parejas establecidas inicialmente", matiza la directora.

Preguntada sobre si es importante que los menores sean habilidosos en materias concretas como las matemáticas o la lengua, la responsable de la Residencia-Internado de San Ildefonso de Madrid explica a Europa Press que "tener destreza en ambas materias siempre es recomendable, especialmente en el conocimiento de los números, en la fluidez verbal o en la dicción adecuada".

Este año se han presentado voluntarios para participar en el sorteo de Navidad 2023 en torno a unos 35 menores y han sido seleccionados 23 (14 niñas y 9 niños), de edades comprendidas entre 8 y 14 años. De los participantes, para algunos es su primer sorteo mientras que otros ya tienen experiencia.

"Como en otros campos, los veteranos aportan experiencia, trucos para no ponerse nerviosos y conocimientos sobre el modo de realización del sorteo. Los nuevos, la ilusión de su 'primera vez' y el deseo y las ganas de aprender de sus compañeros y compañeras", recalca Carmen Jiménez.

La mayor parte de los menores que participan en el Sorteo Extraordinario de Navidad son de nacionalidad española y sus familias, proceden de España, Portugal, Paraguay, Bolivia, Ecuador, República Dominicana, Perú, Marruecos, Guinea y Nigeria.

"COMO LAS PIEZAS DE UN PUZZLE"

Por otro lado, Jiménez indica que el equipo del centro está compuesto por seis profesionales de la Residencia que participan de manera voluntaria, con diferentes perfiles que van desde la coordinación con Loterías y Apuestas del Estado, la preparación de los niños y niñas participantes, hasta la gestión del vestuario, pues "no hay que descuidar ningún detalle y siempre dedicando una atención personalizada". "Los diferentes perfiles son todos ellos complementarios, como las piezas de un puzzle, trabajando todos con un objetivo común", remacha.

En cuanto al desarrollo de los ensayos, la directora de la Residencia revela que cada profesional responsable ensaya con las parejas que tiene a su cargo "en el horario que mejor encaje dentro de la vida diaria de los menores varias veces por semana, en espacios de tiempo cortos y de manera personalizada, en función de lo que necesite cada uno, reforzando los aspectos técnicos y/o emocionales que precisen así como la coordinación".

En este sentido, Carmen Jiménez cuenta que, "para algunos niños y niñas, es más fácil la formación técnica y para otros la emocional, depende mucho de los caracteres de cada menor". Respecto a la formación técnica, señala se pone en práctica "de manera continuada" en los ensayos (lectura de números y premios, canto, tono, postura, introducción de las bolas, saludos).

En cuanto a la parte emocional, añade: "Supone la puesta en práctica de los recursos que les enseñamos el propio día 22, porque es el gran día en el Teatro Real, con todo el público, la presencia de los medios. Es el día de verdad. Ya no se trata de un ensayo. Se les enseña técnicas de relajación y dominio de los nervios, todo lo que tiene que ver con la gestión emocional".

EL GRAN DÍA DEL SORTEO DE NAVIDAD 2023

La víspera del sorteo, como explica Carmen Jiménez a Europa Press, todos se dirigen al Teatro Real para el último ensayo general. En este momento, los menores que acuden por primera vez "se hacen idea de las dimensiones del lugar donde tendrá lugar el sorteo de Navidad".

"Simulamos una experiencia lo más parecida posible a lo que se vivirá el día 22 y terminamos de perfilar los últimos detalles técnicos y de organización. Al acabar el sorteo, nos dirigimos todos a la Residencia donde comen juntos los menores y por la tarde, al igual que sus compañeros y compañeras y el resto de niñas y niños en edad escolar, inician sus merecidas vacaciones de Navidad con toda la felicidad por la experiencia vivida", relata.

DEL COLEGIO MUNICIPAL DE SAN ILDEFONSO A LA RESIDENCIA

No se puede precisar una fecha fundacional concreta para el Colegio Municipal de San Ildefonso. Sin embargo, parece que su origen se halla en las guerras y la peste que asolaron Castilla desde mediados del siglo XIV hasta mediados del siglo XV.

Se trata de una institución que nace para albergar a los niños más desfavorecidos y es, desde su fundación, dependiente y sostenida por la Villa de Madrid, su carácter municipal es una de sus señas de identidad.

Durante siglos ha sido una institución educativa destinada exclusivamente a dar una educación a los niños y niñas más vulnerables. Hasta el año 1973 no se admite la entrada de alumnos externos del barrio, siempre varones, y en el año 1981 ingresan las primeras niñas.

Con la entrada en vigor de diferentes leyes y decretos en materia de menores (Ley 21/1987, Decreto 121/1988, ley 6/1995) y de la LOGSE (1990), la Institución se divide en dos: El Colegio Público de San Ildefonso --hoy uno más en la red de centros dependientes de la Comunidad de Madrid-- y la Residencia San Ildefonso del Ayuntamiento de Madrid, que continúa con la labor de albergar a niños y niñas para darles una educación de calidad y los escolariza en diferentes colegios.

La Residencia San Ildefonso del Ayuntamiento de Madrid es la encargada de dar continuidad a la tradición de cantar la Lotería que se inició el 9 de marzo de 1771 cuando, por primera vez, el alumno Diego López participó en un sorteo de Lotería.

Finalizada la estancia de los menores en la Residencia, Loterías y Apuestas del Estado colabora con los estudios hasta el más alto grado de cualquier carrera universitaria que realicen los residentes.

14 niñas y 9 niños de San Ildefonso "repartirán" suerte en el sorteo de Navidad