jueves 9/12/21

Todo un pueblo de Segovia se vuelca para ayudar a una abuela de 90 años "con palas y tractores"

Los habitantes del pueblo se unieron para quitar la nieve del camino que separaba a la ambulancia de la madre de María Esther
Tractor con pala que ayudó en Carbonero el Mayor
Tractor con pala que ayudó en Carbonero el Mayor

La borrasca "Filomena" ha dejado en escasos días cotas históricas tanto de frío, como de nieve en la gran mayoría del territorio español. Lluvias fuertes en localidades andaluzas, abundante nieve en gran parte de España y un frío cuyas máximas han llegado a no superar los 6 grados. Este suceso meteorológico también ha impactado en Carbonero el Mayor, en Segovia, llenando sus calles de fría nieve que taponan las carreteras.

Este fue el principal problema de esta bonita historia de solidaridad y colaboración, Cándida, la madre de María Esther, habitante de Carbonero el Mayor de 90 años, tuvo el infortunio de romperse la cadera, tras caer en la nieve debido a lo resbalosa superficie del suelo helado. El problema llegó cuando las asistencias sanitarias tenían dificultades en llegar al lugar, pues el pueblo, inundado por la nieve, tenía sus carreteras taponadas, según contó María Esther a Cadena Ser: "Se le ha roto la cadera y la ambulancia no podía llegar".

En lo que fue una bonita actuación por parte de todo el pueblo y un signo de unión entre todos los habitantes de Carbonero el Mayor, todos se pusieron a quitar la nieve de los caminos necesarios para que las asistencias sanitarias formadas por la ambulancia en camino pudiese llegar sin problemas a recoger a la pobre Cándida. "Han sacado unos tractores con palas y ha podido llegar la ambulancia y ahora está en el hospital", explicaba a Cadena Ser, María Esther, emocionada y alegre por la ayuda de los habitantes de su pueblo. De esta manera no ha querido dejar pasar la oportunidad de cara al público para agradecerles todo su esfuerzo y solidaridad: "Gracias a los vecinos con tractores han ayudado a que llegue".

La situación ya está más estable, por suerte, Cándida ya se encuentra tranquila en el hospital, pero el temporal y los agentes climáticos separan a madre e hija, con la preocupación lógica de Maréa Esther, que quiere volver al lado de su madre. "Ahora mi madre está en el hospital y no podemos estar con ella", cuenta con preocupación la hija, que no sabe si Cándida será operada o no, pero aún en la incertidumbre, quería agradecer su ejemplar actuación a los vecinos del pueblo, pues no es la primera vez que ocurre en este pueblo de Segovia: "ya pasó otra nevada allí hace unos seis años", explicó María Esther a la cadena de radio, describiendo que el modo de actuación fue el mismo. 

Una actuación por el bien común, que puede venir bien para el bienestar de muchísimas personas, no solo de Cándida, pues "siendo gente mayor los vecinos se ayudan unos a otros", en una bonita demostración de como deberíamos actuar todo en situaciones críticas como esta, dándonos una lección de solidaridad y humildad.

Todo un pueblo de Segovia se vuelca para ayudar a una abuela de 90 años "con palas y...
Comentarios