miércoles 28/7/21

El Rey: "Hemos de seguir trabajando para que los científicos españoles ocupen el lugar que les corresponde"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el Rey Felipe VI - Moncloa - Archivo
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el Rey Felipe VI - Moncloa - Archivo

El Rey Felipe VI ha instado a trabajar para que la ciencia y los científicos españoles sean reconocidos y, por tanto, "ocupen el lugar que les corresponde".

Durante su intervención este lunes en el acto de entrega de los Premios Nacionales de Investigación, el monarca ha recordado un episodio en el que los científicos Santiago Ramón y Cajal y Jaime Ferrán no fueron reconocidos.

"En 1885 estalló una epidemia de cólera en Valencia, y para combatirla Ferrán impulsó una vacuna experimental --una inyección de pequeñas dosis de la bacteria que ya había probado con él mismo y que inoculó a 30.000 personas--. Por su parte, Cajal propuso como alternativa utilizar cultivos muertos del cólera. Y precisamente este tipo de vacunas es el que se ha utilizado después contra muchas enfermedades, incluyendo la Covid-19", ha relatado.

Según ha destacado, los trabajos de Ferrán contribuyeron a frenar aquella epidemia, "pero ni estos ni la solución correcta avanzada por Cajal obtuvieron entonces repercusión internacional", ha lamentado Felipe VI, que recuerda que fueron finalmente dos investigadores estadounidenses los que sí obtuvieron el reconocimiento.

"No cabe duda de que debemos ser capaces de extraer lecciones de la historia, y hoy hemos de seguir trabajando para que la ciencia y los científicos españoles, también en el ámbito internacional, ocupen el lugar que les corresponde", ha instado.

Las vacunas: "un conocimiento acumulado de décadas"

En su opinión, el trabajo que realizan los investigadores es "arduo", "de frontera", "siempre en busca de ampliar los límites" del mundo, de los conocimientos y capacidades. "La naturaleza nos obliga a ser ambiciosos y rigurosos al desentrañar sus secretos, pero también pacientes y humildes cuando no lo logramos o tardamos más de lo que esperábamos", ha advertido.

Por eso, el apoyo a la ciencia, según Felipe VI, debe plantearse a largo plazo, como "garantía de progreso" y como "un acto de solidaridad con las generaciones del futuro". "En ocasiones, desgraciadamente, el día a día puede postergar esa visión de largo plazo que representan mejor que nadie los hombres y mujeres de ciencia, pero debemos recordar y agradecer siempre a quienes sí tuvieron esa previsión en el pasado", ha afirmado al tiempo que ha recalcado que "las labores de investigación con frecuencia ofrecen sus resultados muchos años o incluso décadas después de realizarse".

"Las vacunas que ahora permiten mirar al futuro con más optimismo, incluso en este año de tanto dolor, son fruto de un conocimiento acumulado de décadas", ha recordado.

Por este motivo, el monarca ha pedido aprovechar este momento de pandemia para "dar un nuevo impulso" al sistema español de ciencia e innovación. "Todos estamos moralmente implicados --y muchos lo están materialmente--, en lograr que nuestra energía social, educativa y económica esté adecuadamente orientada a poner --y mantener-- la ciencia y la investigación en el nivel que merece y que necesita nuestro país", ha señalado.

Felipe VI ha apuntado que hay años más difíciles que otros para la investigación y para los científicos que la llevan a cabo para recalcar que "la emergencia de la Covid ha puesto de relieve de manera dramática el valor de la ciencia como herramienta esencial para resolver muchos de los grandes retos de la Humanidad". "Hoy son las vacunas y la Covid, pero hay tantos retos por delante", ha advertido, reconociendo el cambio climático como uno de los más importantes.

"La ciencia supone un espacio para la esperanza"

Durante su discurso, el Rey ha puesto en valor la importancia de la ciencia para la sociedad: "La ciencia supone un espacio para la esperanza. Representa una herramienta verdaderamente poderosa que nos permite acercarnos al conocimiento de la forma más fiel posible a través de un lenguaje universal que no conoce fronteras".

Así, ha subrayado que, si tradicionalmente la ciencia y la investigación han alcanzado la excelencia y el conocimiento a partir de una fuerte competencia, es innegable también que el "éxito científico" también se debe a la cooperación y la colaboración, sobre todo "cuando de lo que se trata es de lograr el mayor bienestar de la Humanidad".

"Valor en términos de eficacia, pero también en cuanto al valor ético que implica esa búsqueda del bien común. La historia nos ha dado numerosas lecciones sobre ello; la ultima la estamos viviendo actualmente", ha añadido.

Finalmente, ha felicitado a los "mejores" científicos e investigadores españoles. "Hoy celebramos los éxitos de los premiados, así como de la ciencia y la investigación españolas; pero también es sin duda una ocasión inmejorable (...) para ensalzar el valor y la utilidad de los resultados científicos para todas las sociedades del mundo", ha zanjado.

Por su parte, el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque, ha incidido en la importancia de la ciencia en España, más en estos momentos de pandemia: "La ciencia y la innovación nos ha proporcionado unas vacunas eficaces para contener la pandemia en un tiempo sorprendente (...) La ciencia es esa herramienta que nos va a devolver el disfrute del presente".

Para Duque, "no es tan raro que el presente resulte insoportable", como ya sucedió, según ha explicado, con la peste negra del siglo XIV o la gripe de 1918. Sin embargo, ha añadido que en todas las ocasiones la especie humana ha mostrado "una gran capacidad para crear herramientas intelectuales con las que alimentar la esperanza en un futuro mejor". Lo que caracteriza al presente, tal y como ha apuntado, es que hoy existen herramientas "con las que cumplir de forma concreta la promesa de ese futuro mejor".

Los diez premiados

Los Premios Nacionales de Investigación, creados en 1982, suponen el reconocimiento más importante de España en el ámbito de la investigación científica. Tienen como objetivo distinguir el mérito de aquellos investigadores de nacionalidad española que estén realizando una labor destacada en campos científicos de relevancia internacional y que contribuyan excepcionalmente al avance de la ciencia, a la transferencia de tecnología y al progreso de la humanidad. Los galardones tienen una dotación económica de 30.000 euros por cada premio.

En la presente edición se han recibido un total de 100 candidaturas, de las cuales 22 eran mujeres y 78 hombres. Los distintos jurados, formados por relevantes personalidades de la ciencia en las distintas áreas del conocimiento han fallado los Premios Nacionales de Investigación en sus diez modalidades. Esta es la primera edición en la que se incorporan las diez modalidades de los premios en una misma convocatoria, pues hasta ahora, se convocaban cinco modalidades cada año.

Los premiados este año han sido: Francisco Sánchez Madrid (Premio Nacional 'Santiago Ramón y Cajal' en el área de Biología); Susana E. Narotzky (Premio Nacional 'Ramón Menéndez Pidal' en Humanidades); José Capmany (Premio Nacional 'Leonardo Torres Quevedo' en Ingenierías); Elías Campos (Premio Nacional 'Gregorio Marañón' en Medicina); y Nazario Martín (Premio Nacional 'Enrique Moles' en Ciencia y Tecnología Químicas).

También han sido reconocidos: Xavier Querol (Premio Nacional 'Alejandro Malaspina' en Ciencias y Tecnologías de los Recursos Naturales); Carme Torras (Premio Nacional 'Julio Rey Pastor' en Matemáticas y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones); Laura M. Lechuga (Premio Nacional 'Juan de la Cierva' en Transferencia de Tecnología); Luis Ibáñez (Premio Nacional 'Blas Cabrera' en Ciencias Físicas, de los Materiales y de la Tierra); y Xavier Vives (Premio Nacional 'Pascual Madoz' en Derecho y Ciencias Económicas y Sociales).

Comentarios