viernes. 01.03.2024

La venta de los billetes gratuitos comenzó el pasado miércoles y solo en el primer día Renfe expidió 91.947 abonos. Sin embargo, Renfe se muestra optimista y espera que "esta medida sin precedentes" produzca un "efecto llamada" que supere las previsiones y aumente el número de viajeros que opten por este transporte público, mermado tras la pandemia. Por ello, el Gobierno estima en 75 000 millones de desplazamientos en servicios renfe entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre.

La gratuidad de los billetes de tren, avanzada por Pedro Sánchez entre el paquete de medidas anticrisis durante el Debate sobre el estado de la Nación y aprobada a principios de agosto por el Consejo de Ministros, se ha materializado finalmente en unos abonos gratuitos para viajeros frecuentes que pueden adquirirse desde el pasado miércoles 24 de agosto, previo registro. 

Para gozar de estas ayudas, los usuarios deben depositar una fianza de 10 euros en el caso de Cercanías y Rodalies y de 20 euros en el caso de los trayectos de media distancia convencional, que les será devuelta siempre y cuando realicen un mínimo de cuatro viajes mensuales. De las más de 300.000 personas registradas para solicitar el abono gratuito, 91.947 usuarios lo adquirieron el primer día de venta. Del total de abonos vendidos, el 65% fueron comprados online y el 35% en las taquillas y máquinas autoventa de las estaciones de Renfe.

"Lo que se está bonificando son bonos, es decir, se busca beneficiar a la persona que va a trabajar, a estudiar o que tengan que viajar recurrentemente por razones médicas, por ejemplo", comenta Jordi Castilla, portavoz de Facua, que aclara que la medida "busca dar respuesta al transporte del día a día". "Obviamente el viajero habitual, el que ya cogía el tren de Cercanías o Media Distancia, lo seguirá cogiendo y se beneficiará, pero también aquellos individuos que para ir a trabajar, por ejemplo, tenían la alternativa de ir en coche o en Renfe. Al ser gratuitos los billetes, habrá individuos que se pasen al tren por el coste económico", añade Cunyat, que afirma que la gratuidad "puede atraer a nuevos usuarios" y "beneficiará sobre todo a las rentas de clase media y baja".

Desde Renfe se muestran confiados en poder dar respuesta a un posible incremento de pasajeros. "Actualmente nos encontramos en un índice de demanda de alrededor del 80% respecto a la que teníamos en época pre-covid. Tenemos ese 20% de margen para que los nuevos usuarios que se sumen al uso del transporte público puedan utilizar estos servicios", afirman fuentes de la compañía ferroviaria, que, no obstante, aclaran que "se llevará a cabo una monitorización continua para adoptar medidas complementarias que si fueran necesarias se implementaría".

En el paquete de medidas anticrisis aprobadas por el Consejo de Ministros, se incluyen también bonificaciones del 30%, ampliables hasta el 50%, a los transportes públicos autonómicos y municipales. Cunyat subraya que todos los países han establecido medidas similares para hacer frente a la elevada inflación y a la necesidad de reducir el consumo energético. "Alemania fue la precursora, en enero ya estableció subvenciones al transporte público, al metro, al autobús...", explica el economista, que lamenta que en nuestro país se priorizaran la subvención al precio de los combustibles.

Esta subvención, igual que la de Cercanías, Rodalies y Media Distancia, estará vigente entre los meses de septiembre y diciembre. El profesor de la UOC valora positivamente esta implantación temporal de las ayudas. "Me parece positivo porque la evaluación de políticas públicas es una carencia de las políticas españolas", sostiene Cunyat, que aclara que "una vez que los expertos hagan la evaluación, se puede ver si ha sido una medida positiva y merece la pena la prórroga".


 

Renfe estima 75.000 millones de viajes gracias a los abonos gratuitos