domingo. 19.05.2024

Ha sido una semana negra en España en lo que se refiere a fallecidos por Covid-19: En los últimos 7 días en nuestro país Sanidad ha registrado una media de 250 personas fallecidas esta semana, el jueves casi 400. Quique Bassat, epidemiólogo, explica este sábado en  el motivo de esta diferencia entre los datos de muertes y el de contagios tras el paso de la variante Ómicron. “Siempre hemos intentado explicar el decalaje que hay entre el pico de contagio y el pico de muertes”, explica el experto.

Para Bassat, “los episodios que no acaban bien tienen muchos días de hospitalización previa”, por lo que “estamos viendo ahora las muertes del pico de casos de hace dos semanas”. “Las tendencias están consolidándose a la baja, epidemiológicamente vamos bien, aunque las muerte van a tardar todavía en estabilizarse. Empezaremos a ver cifras de muertes más razonables, pero lo que estamos viendo ahora es la prueba de que la variante ómicron es tan buena como nos están vendiendo" concluye. 

El epidemiólogo ha querido criticar la decisión del Ejecutivo de reimplantar las mascarillas para exteriores en Navidad, una medida que vio su final este jueves: “No tenía sentido su uso en exteriores, muchas voces en diciembre mostraron sus dudas, hubo muchas presiones políticas para que se hiciera algo, y el Gobierno hizo algo pero lo menos disruptivo posible”, subraya.

Una medida que todos sabemos que tiene un impacto modesto en la transmisión, tras implantarla la incidencia seguía disparada los días posteriores. Lo que hubiera hecho falta eran medidas más estrictas o restrictivas y nos podríamos haber saltado semanas de altísima incidencia que tiene sus consecuencias como estamos viendo”, comentó. 

No obstante, el experto sí que asegura que siguen siendo útiles en interior, aunque se atreve a poner una fecha para el final de su uso en locales y hostelería: “Depende de la velocidad que vaya descendiendo la curva y en qué momento consideremos que el riesgo de transmisión y de brotes es aceptable, porque sabremos que cuando las retiremos de interiores habrá más transmisión”.

Quique Bassat predice el fin de las mascarillas en interiores