miércoles 4/8/21

Una menor en Tenerife es 'supuestamente' expulsada del colegio en 4 ocasiones por llevar un top con el ombligo a la vista

Un instituto de Santa Cruz de Tenerife ha protagonizado la polémica tras la viralización de un video en Tik Tok donde se denuncia la expulsión de una alumna por llevar un top.

IES Anaga, en Santa Cruz de Tenerife. Twitter.
IES Anaga, en Santa Cruz de Tenerife. Twitter.

El video cuenta con más de 200.000 visualizaciones, éste ha reabierto el debate sobre la indumentaria de los adolescentes en los centros educativos. Luis Alberto Díaz, el padre de la menor que ha sido expulsada, ha llevado a los juzgados su caso, solicitando a la Consejería de Educación de Canarias una unificación de criterio entre institutos.

Díaz ofreció una entrevista a la Cadena Ser donde declara que su hija llegó a ser expulsada hasta en cuatro ocasiones durante el mes de mayo por llevar su ombligo al descubierto. El centro por su parte ha negado que la joven fuera expulsada y asegura que solo fue advertida de la obligatoriedad de llevar ropa adecuada.

Debate sobre la indumentaria en los centros educativos

No es la primera vez que este tema genera polémica, cuando el centro educativo expulsa o sanciona a un estudiante, por lo general a chicas, por su vestimenta.

El padre de la menor llamó con sorpresa al centro de su hija al enterarse de que la había expulsado durante un examen de Lengua preguntándose quien establece qué es una vestimenta decorosa y cual no. Afirmando que esta no se puede dejar al criterio de cada centro.

Díaz solicita una unificación de criterios concretándose el tipo de prendas que son “aptas o no”. El padre de la menor asegura que se trata de un asunto de prejuicios, ya que tienda a sexualizarse a las niñas cuando solo les gusta sentirse guapas.

Tras numerosas llamadas y escritas al centro, el padre decidió presentar una denuncia ante lo que considera un acoso por parte del centro educativo. Desde la inspección de educación se pusieron en contacto con el para informarle que se procedería a establecer unos criterios más concretos.

No se debería limitar la libertad de los niños y niñas para vestir, Díaz considera que la atención siempre se pone sobre las chicas. También afirma que toda la presión ha provocado en su hija una situación de estrés. Además, se trata de una buena estudiante y no entiende el problema de la vestimenta puesto que en las tiendas no hay otra opción.

Asegura que el problema no es cómo van las niñas sino como las miran y las sexualizan. El respeto y la tolerancia son más importantes que la indumentaria, afirma.

 

 

Comentarios