domingo. 16.06.2024

El presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), Nemesio Rodríguez, hace balance del año y cómo ha sido este 2021 para los medios de comunicación y los periodistas en España. "Ha sido un año en el que seguimos dominados por el impacto de la pandemia tanto en las coberturas informativas como en la evolución del mercado periodístico", afirma.

En una entrevista concedida a Europa Press, Rodríguez recuerda que, "de hecho, no se ha podido normalizar el regreso a las redacciones y el teletrabajo sigue siendo la alternativa más socorrida". "La nueva ola de contagios anticipa que lo que iba a ser provisional se convertirá en habitual durante mucho tiempo", avisa.

Rodríguez ve en 2021 "un año de transición hacia un nuevo modelo de negocio, basado en el cobro de los contenidos digitales, y hacia un nuevo periodismo", que, en su opinión, "debe combinar la calidad --información veraz, verificada, contrastada con fuentes fiables, contextualizada y respetuosa con las normas deontológicas de la profesión-- con la atención a las necesidades informativas y a los problemas reales que afectan a unos ciudadanos necesitados de respuestas que alejen miedos y preocupaciones", sobre todo, en momentos de crisis como la de la Covid-19.

Hablando estrictamente de la profesión periodística, Rodríguez alerta de que "en 2021 han seguido los casos de censura a medios, señalamientos de periodistas, ruedas de prensa sin derecho a preguntas, intentos de algunos políticos de decidir quién es o no es periodista y qué preguntas" se les puede hacer, "jueces que imputan a periodistas por revelar datos de un sumario pese a que la información era veraz y de interés público, restricciones al acceso de periodistas y fotorreporteros a actividades de interés informativo relacionadas con la pandemia o a la llegada de migrantes".

"La escasez de transparencia es una de las grandes carencias de nuestra democracia, ya que debilita le rendición de cuentas exigible a nuestros gobernantes y, de paso, dificulta nuestro papel de intermediación entre los hechos y la sociedad, ya socavado por las redes sociales", pone de relieve el presidente de la FAPE, que añade que la precariedad laboral y salarial permanece como el primer problema de la profesión.

Asimismo, explica que "los periódicos, con la publicidad y la venta de ejemplares a la baja, han apostado decididamente por el cobro de los contenidos que producen en la transición hacia un escenario mayormente digital".

"Está por ver que las suscripciones, que han subido cuando los ciudadanos han buscado información de calidad, aporten los suficientes ingresos que ayuden a mantener las redacciones y ofrecer el periodismo de calidad que la sociedad necesita para defenderse de la plaga de desinformación que inunda las redes sociales y que algunos medios, o pseudomedios, no dudan en difundir bajo criterios que nada tienen que ver con la deontología periodística o que responden a oscuros intereses económicos o políticos", subraya.

PERIODISMO Y POLARIZACIÓN POLÍTICA

Por otro lado, Nemesio Rodríguez señala que el año que está a punto de terminar registró "un claro contagio del periodismo por la polarización política que vive el país, con repercusiones en la independencia y la pluralidad de los medios". "Las formas sesgadas de contar los hechos en los medios y en las redes sociales alimentan la polarización", apostilla.

"Solo el periodismo ético, deontológico, que pone a los ciudadanos por encima de cualquier otro interés, puede frenar esta deriva, que tiene un peso específico en la progresiva pérdida de confianza de la sociedad en el periodismo. El camino contrario nos conduce hacia la inoperancia y reduce al mínimo nuestro papel en la defensa y promoción de los valores democráticos", defiende el periodista.

En este sentido, Rodríguez insiste en que la polarización "encona" las relaciones entre medios y entre periodistas, "enfrentamientos que solo sirven a aquellos sectores interesados en debilitar el papel del periodismo en la sociedad para impedir que ejerza un control crítico e independiente de los poderes".

El presidente de la FAPE explica que, además, sigue en vigor la Ley de Seguridad Ciudadana, denominada 'ley mordaza' por sus detractores, "origen de multas y sanciones a periodistas y fotorreporteros por el simple hecho de ejercer su trabajo libremente". "Solo la derogación de las normas de dicha ley que restringen la libertad de expresión puede acabar con esta dinámica", recalca.

No obstante, para Rodríguez, lo más urgente es "la eliminación de los obstáculos que, con la excusa de la pandemia, las administraciones siguen imponiendo" al trabajo periodístico.

"Es inconcebible que, cuando los ciudadanos están más necesitados que nunca de respuestas a sus problemas e inquietudes, se mantengan las restricciones informativas, más suavizadas que en la etapa más grave de la pandemia pero todavía presentes. La estrategia de eludir las preguntas de los periodistas perjudica sobre todo a los ciudadanos, cuyo derecho constitucional de información es cercenado sin explicación alguna", sostiene el periodista.

Para el próximo año 2022, Nemesio Rodríguez espera que se abra "una profunda reflexión" en la profesión sobre las razones de la pérdida de confianza de la audiencia en su trabajo. "Mi aportación, y la de la FAPE, a esta reflexión es la siguiente: O volvemos al periodismo ético y deontológico o nos hundiremos en la irrelevancia. Y para ello, tenemos que retirarnos de las trincheras políticas, poner la mirada en los ciudadanos, hablar de sus problemas reales, exigir a los poderes que rindan cuentas de sus decisiones o de sus omisiones y no dejar pasar ningún abuso ni arbitrariedad", asegura.

En otro orden de cosas, espera que el traslado a la legislación española de la Directiva europea relativa al Mercado Único Digital europeo "respete y garantice el principio de que los periodistas, y el resto de creadores, deben percibir una 'parte apropiada' en derechos de autor de la remuneración que las plataformas digitales acuerden con los medios por usar los contenidos, y que este proceso se haga mediante la gestión colectiva obligatoria y bajo la máxima transparencia".

Nemesio Rodríguez, presidente de la FAPE hace balance del 2021: "Seguimos dominados por...