sábado 23/10/21

Nadia Calviño, entre las opciones favoritas para presidir el Eurogrupo, aún no ha confirmado su candidatura

Nadia Calviño (foto de archivo)
Nadia Calviño

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, está entre las posibles candidaturas para suceder a Mário Centeno en la Presidencia del Eurogrupo a partir del 13 de julio, después de que el portugués anunciara este martes que abandona el Gobierno luso y que no optaría a renovar el mandato al frente del organismo europeo. Según fuentes del Ejecutivo, Calviño tiene posibilidades de hacerse con el cargo porque "cumple con el perfil necesario".

Estas mismas fuentes señalan que, según el reparto habitual, "ahora le toca a un país del sur y socialdemócrata" presidir el Eurogrupo, aunque por el momento "no está decidido" si se presentará finalmente la candidatura de Calviño, aunque reconocen que si la vicepresidenta tercera se hiciera con el cargo, "sería beneficioso para España".

Aunque todavía no hay ninguna candidatura formal para sustituir a Centeno, fuentes diplomáticas han señalado a Europa Press que esperan que "al menos" tres ministros de un paso adelante. Además de Calviño, también podrían optar al cargo el luxemburgués Pierre Gramegna y el irlandés Paschal Donohoe. Ninguno de los tres gobiernos, sin embargo, ha querido confirmar sus respectivas candidaturas.

El procedimiento, en cualquier caso, se iniciará este jueves en la reunión por videoconferencia que mantendrán ese día los responsables de Finanzas de los Diecinueve. En ella, Centeno comunicará a sus colegas su decisión y con ello se abrirá un plazo para la presentación de las candidaturas oficiales.

A la espera de conocer qué ministros optan a ocupar la presidencia del Eurogrupo durante los próximos dos años y medio, fuentes comunitarias señalan que "la reputación de Calviño es irreprochable", pero "también tiene un perfil muy pronunciado".

Sus ocho años en las instituciones europeas, sus contactos en Bruselas y su papel de contrapeso de Podemos en el Consejo de Ministros hacen que Calviño gane posibilidades si decide presentar su candidatura. Además, Calviño no tendría que abandonar el Gobierno de Pedro Sánchez.

A su favor también debe sumarse el hecho de que la Presidencia del Eurogrupo seguiría con su eventual nombramiento en manos de un país del sur del bloque y de la familia socialdemócrata, aunque es cierto que Calviño no está afiliada al PSOE, algo que también ocurre en el caso de Centeno.

En su contra juega el hecho de que España vaya a ser, junto a Italia, una de las economías más afectadas por la crisis de la Covid-19 en un momento en el que las reuniones del Eurogrupo estarán en gran medida relacionadas con la respuesta europea a la pandemia. "Los polos en los debates no deberían asumir posiciones europeas, es difícil que sean creíbles como constructores de puentes", apuntan otras fuentes consultadas.

Enfrente, según estas fuentes, se situarían el luxemburgués Gramegna, perteneciente a la familia liberal europea y que ya intentó dirigir el Eurogrupo hace dos años y medio, cuando fue superado por el propio Centeno.

El equipo del irlandés Donohoe, por su parte, no hace declaraciones al respecto y se limita a afirmar que el ministro está centrado en los esfuerzos internos para pactar un Gobierno de coalición tras las elecciones que tuvieron lugar en febrero.

Sea quien sea la persona elegida para sustituir a Centeno, se convertirá la cuarta en ocupar la Presidencia del Eurogrupo, un cargo que desde su puesta en marcha en 1998 solo ha sido ocupado por hombres, puesto que estrenó el cargo el luxemburgués Jean-Claude Juncker y su sucesor fue el holandés Jeroen Dijsselbloem.

Comentarios