lunes 28/9/20

Mario Conde pide una indemnización de 16 millones de euros por 'dañar su reputación'

Mario Conde se encuentra en su finca andaluza, en la cual ha pasado el confinamiento. Cuenta la razón por la que él y sus hijos piden al Estado 16 y 20 millones de euros, respectivamente.
El ex banquero Mario Conde
El ex banquero Mario Conde

Mario Conde fue uno de los nombres más sonados en el 2016. La Fiscalía Anticorrupción comenzó a estar encima de él y sus allegados. El que fue condenado a 20 años de cárcel por estafa y apropiación indebida en el caso Banesto, fue detenido en 2016 por organización criminal, blanqueo de capitales, entre otros. Sus hijos también salieron perjudicados y gente de su círculo, como su yerno, Fernando Guasch Vega-Penichet.

La Fiscalía Anticorrupción, estimó que, en la operación Fénix, entre 1999 y 2014 Mario Conde había repatriado 13 millones de euros a España, desde Suiza, dinero que se supone que era evadido del banco Banesto. En 2019 la Audiencia Nacional le absuelve, puesto que se cerró el caso. 

Abre las puertas de su enorme finca, Los Carrizos, situada en Castilblanco de los Arroyos, Sevilla, de casi 4.000 hectáreas para explicar a El Mundo la razón por la cual es ahora cuando está reclamando una indemnización de 16 millones de euros. Pues bien, por el daño a su reputación, al haber estado dos meses en la cárcel. Asímismo, sus hijos Mario y Alejandra piden que se les indemnice con 10,3 y 9,5 millones. Y no solo se queda ahí, ya que su abogado, Javier de la Vega pide otra indemnización, así como gente de su círculo que se ha visto implicada, hasta llegar a la suma de 50 millones de euros.

La suma de dinero es tan grande porque explica que "pedimos también por el daño moral. Y ha habido más daños. Tienes todos tus bienes embargados, no te puedes mover… De la noche a la mañana no podía ni comer, por así decirlo… Y las empresas tuvieron que ponerse en concurso". Cuenta que siguen dos abiertas: Demerquisa y Hogar y Cosmética, a las cuales asegura que "las estamos salvando de milagro". 

Aproximadamente Conde ha pasado, en total, cinco años en prisión entre 1994 y 2016, de los cuales otros cinco tenía que acudir a dormir al Centro de Inserción Social Victoria Kent. 

Al salir de la cárcel, previamente a la operación Fénix, se dedicó a escribir libros, lo intentó con la política y la vida que llevaba seguía siendo de élite. En 2019 la Agencia Tributaria volvió a llamar a su puerta. Conde dice que fue por una deuda de 1988, de cuando vendió Antibióticos SL. De lo que todavía debe 12,4 millones, aunque desmiente el dato y añade que "estoy vendiendo mucho para pagar a Hacienda y una parte muy importante de la venta de otra finca, La Salceda, ha ido para Hacienda. Nos deben de quedar 4 o 5 millones como mucho".