domingo 28/11/21

Los sindicatos CCOO y UGT de Córdoba se han sumado hoy a las concentraciones convocadas en toda España bajo el lema #Maipiufascismi para mostrar su condena al asalto sufrido el sábado 9 de octubre por la sede del sindicato CGIL en Roma a manos de manifestantes convocados por la ultraderecha y el movimiento anti vacunas (NoVax).

Ambos sindicatos se han concentrado a las puertas de sus respectivas sedes para mostrar su apoyo tanto al CGIL como a su secretario General, Maurizio Landini, que también fue objeto de los mensajes de odio que lanzaron los manifestantes y que recuerdan peligrosamente a los ataques del fascismo italiano y la violencia que ejercieron contra los sindicatos y las Cámara de Trabajo entre 1920 y 1922 y que supusieron agresiones, torturas y la muerte de sindicalistas. Cien años después resurge el fascismo en Italia, esta vez bajo la bandera del negacionismo a las vacunas y el rechazo a la obligatoriedad del Green Pass, o certificado COVID de vacunación o resultado negativo de PCR.

Desde el inicio de la pandemia, que fue especialmente intensa en Italia, la CGIL ha actuado de forma responsable para garantizar el derecho a la salud de las personas trabajadoras al tiempo que se recuperaba la actividad económica en el país. Para lograr este objetivo, se ha acordado que a partir de hoy, 15 de octubre, sea obligado presentar el Green Pass para acceder al lugar de trabajo. En caso de no aportar la documentación requerida, la persona trabajadora no podrá incorporarse a su puesto perdiendo el salario correspondiente, pero no podrá ser objeto de despido por esa causa.

UGT y CCOO se solidarizan con la CGIL frente al ataque del escuadrismo fascista que ha sufrido y comparten con Landini la exigencia de que se disuelvan las organizaciones “que reclaman el fascismo”, como Forza Nuova, convocante de la manifestación e instigadora del asalto a la sede sindical. 

La secretaria General de CCOO de Córdoba, Marina Borrego, remarcó que “los estados y las fuerzas políticas democráticas deben responder contundentemente a la ultraderecha que fomentan violencia, odio, desestabilidad democrática y de convivencia ciudadana. Debe ponerse fin a la complicidad con estos movimientos por parte de cierta derecha y determinados medios de comunicación”.

El secretario general de UGT Córdoba, Vicente Palomares, recomendó “no engañarnos, porque el episodio de Roma no es algo nuevo. En Europa y en el mundo entero llevamos años asistiendo a un peligroso avance de movimientos y discursos de la ultraderecha que han llegado incluso a instaurarse en las instituciones de la democracia para promover políticas antidemocráticas”.

En este sentido, el responsable de la UGT recordó que “tenemos los casos de Brasil, Hungría o la EEUU de Trump, pero también tenemos el ejemplo de España, que no se le escape a nadie. Aquí, en nuestro país, los bramidos de la extrema derecha también avanzan y  tienen como objetivo legitimar el odio, la violencia y el recorte de derechos para la clase trabajadora organizada, las mujeres, el colectivo LGBTI, los migrantes y los simpatizantes de izquierda”.

Por su parte, el exdirigente de la CGIL Antonio Fedele, que se sumó a la concentración de CCOO, remarcó que “no hay que bajar la guardia. El fascismo existe, sigue entre nosotros. La sede de la CGIL no ha sido atacada solo por su nombre, sino porque atacándola se ataca a millones de trabajadores en Italia”.

El mundo del trabajo debe responder a este ataque a la democracia, por ello desde CCOO y UGT se apoya la manifestación sindical unitaria anti fascismo convocada para mañana sábado 16 de octubre en Roma donde se exigirá no más fascismos en Italia y se reafirmará la centralidad del trabajo, perdida en los últimos años políticas neoliberales y antisociales.

Manifestaciones en toda España condenan el asalto fascista a la sede del sindicato...
Comentarios